Lavándole Los Pies A Tus Enemigos

Manos lavando pies

    “Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin. Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido. Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos. Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho?” (Juan 13:1-5, 10-12).

 

Cuando amamos en el amor «Agape» amor del Padre, siendo Agape: Amor fraternal entre cristianos o caridad, concepto desarrollado o talvez propio de hermanos.

Somos equipados para amar a nuestros enemigos y aún mas alla, lavarle los pies siendo un acto de humildad y reconocimiento de los que somos siervos inútiles, “Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.” (Lucas 17:10). El olvidarnos de nosotros mismos y humillarnos es un acto de reconocer no solo delante del Padre sino delante de otros que El Padre me equipo y removió todo orgullo, cuando dije «¡SÍ!» en aquel día y|o Altar, desponjadome del viejo y viciado hombre y adquiriendo y reconociendo que tengo y soy una nueva criatura, que las cosas viejas pasaron y que todas son hechas nuevas, “A cualquiera, pues, que me confiese delante de los hombres, yo también le confesaré delante de mi Padre que está en los cielos. En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas.” (Mateo 10:32, Efesios 4:22, 2Corintios 5:17, Apocalipsis 21:5).

No solo incluyendo todas las cosas son nuevas, un nuevo nacimiento, “Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.” (Juan 3:3). Y una nueva actitud y carácter y caracteres, porque El Dios del universo se hizo hombre y vino al mundo y se hizo siervo por nosotros sus hijos, la manzana de sus ojos, sus amigos, “Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado. Guárdame como a la niña de tus ojos; Escóndeme bajo la sombra de tus alas, Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos. Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando. Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer.” (Juan 1:14, Hebreos 4:15, Salmo 17:8, Juan 15:13-15). Y vino no solo a morir por nosotros, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16). Sino a enseñarnos y a darnos de su Carácter y de como El pretende que vivamos, “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” (1Corintios 11:1). En una sociedad podrida y perversa que cada día persigue y busca sus propios designios y mas que sus propios designios, los designios de uno que es el diablo, quien controla los aires.

“en los cuales anduvisteis en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia, y el mundo entero está bajo el maligno.” (Efesios 2:2, 1Juan 5:19exct). Y al cual le queda muy poco tiempo, por lo cual anda como león rugiente con mucha ira buscando a quien devorar, porque el sabe que su tiempo es corto y hasta se disfraza de ángel de luz, “en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. !!Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz.” (2Corintios 4:4, Apocalipsis 12:12, 1Pedro 5:8, 2Corintios 11:14).

Pero nosotros los que andamos con «El Maestro» sabemos cual es su destino final, porque ya a el lo vieron caer del cielo como un rayo: “Y les dijo: Yo veía a Satanás caer del cielo como un rayo. Y el diablo que los engañaba fue lanzado en el lago de fuego y azufre, donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.” (Lucas 10:18, Apocalipsis 20:10).

Es tan triste en lo que se ha vuelto este «Bendito Evangelio» como los hermanos se pelean unos con otro, cuando Dios nos mandó y dejó como mandamiento a amarnos unos a otros, “Un mandamiento nuevo os doy: Que os améis unos a otros; como yo os he amado, que también os améis unos a otros. Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.” (Juan 13:34, 1Juan 4:7).

«Y por otro lado el diablo riéndose de nosotros».

Yo mismo he tenido ciertas diferencias con gente de Dios, hermanos que caminamos juntos, en alguna ocasión y en algún momento vi al hermano(a) desviándose de una manera u otra del Camino a seguir y hoy en día no me hablan porque han decidido no lavarme los pies, cuando yo decidi lavarles los pies a ellos, han decidido ignorar este ejemplo de humillación y han preferido ignorarme y hasta culparme de haberles juzgado, “Mas en la multitud de consejeros hay seguridad.” (Proverbios 11:14exct).

Pero acaso no dijeron lo mismo de Moisés el pueblo de Israel y no solo el pueblo sino sus mas cercanos como: «María “profetiza” y Aarón “sacerdote” del Señor», “A este Moisés, a quien habían rechazado, diciendo: ¿Quién te ha puesto por gobernante y juez?, a éste lo envió Dios como gobernante y libertador por mano del ángel que se le apareció en la zarza. María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová.”  (Hechos 7:35, Números 12:1-2).

Que cuando Moisés recibia del Señor los Mandamientos de La Ley «10 mandamientos» y otras instrucciones estos estaban tan sometidos y sujetos a sus pecados que no se atrevieron a subir al monte, sino que se aterraron de tan «Santa Presencia», “Viendo el pueblo que Moisés tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aarón, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Moisés, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Y Aarón les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aarón;  y él los tomó de las manos de ellos, y le dio forma con buril, e hizo de ello un becerro de fundición. Entonces dijeron: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto. Y viendo esto Aarón, edificó un altar delante del becerro; y pregonó Aarón, y dijo: Mañana será fiesta para Jehová. Y al día siguiente madrugaron, y ofrecieron holocaustos, y presentaron ofrendas de paz; y se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a regocijarse. Entonces Jehová dijo a Moisés: Anda, desciende, porque tu pueblo que sacaste de la tierra de Egipto se ha corrompido. Pronto se han apartado del camino que yo les mandé; se han hecho un becerro de fundición, y lo han adorado, y le han ofrecido sacrificios, y han dicho: Israel, estos son tus dioses, que te sacaron de la tierra de Egipto.” (Éxodo 32:1-8).

Hermanos es que cuando usted no conoce al ¡Dios Vivo! Al Cristo De La Gloria tus pecados y suciedad no te dejan entrar en «Su Presencia», y dijeron que fuera Moisés, “Aconteció que al tercer día, cuando vino la mañana, vinieron truenos y relámpagos, y espesa nube sobre el monte, y sonido de bocina muy fuerte; y se estremeció todo el pueblo que estaba en el campamento. Y Moisés sacó del campamento al pueblo para recibir a Dios; y se detuvieron al pie del monte. Todo el monte Sinaí humeaba, porque Jehová había descendido sobre él en fuego; y el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se estremecía en gran manera. El sonido de la bocina iba aumentando en extremo; Moisés hablaba, y Dios le respondía con voz tronante. Y descendió Jehová sobre el monte Sinaí, sobre la cumbre del monte; y llamó Jehová a Moisés a la cumbre del monte, y Moisés subió. Y Jehová dijo a Moisés: Desciende, ordena al pueblo que no traspase los límites para ver a Jehová, porque caerá multitud de ellos. Y también que se santifiquen los sacerdotes que se acercan a Jehová, para que Jehová no haga en ellos estrago. Moisés dijo a Jehová: El pueblo no podrá subir al monte Sinaí, porque tú nos has mandado diciendo: Señala límites al monte, y santifícalo. Y Jehová le dijo: Ve, desciende, y subirás tú, y Aarón contigo; mas los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir a Jehová, no sea que haga en ellos estrago. Entonces Moisés descendió y se lo dijo al pueblo.” (Éxodo 19:16-25).

Este Aarón que creó un ídolo para el pueblo le adorase, este mismo le dice a Moisés de: «¿Quién era el?». Un hombre que solo lavaba los pies de todo el pueblo, un pueblo rebelde y de dura cerviz, “Todo el pueblo observaba el estruendo y los relámpagos, y el sonido de la bocina, y el monte que humeaba; y viéndolo el pueblo, temblaron, y se pusieron de lejos. Y dijeron a Moisés: Habla tú con nosotros, y nosotros oiremos; pero no hable Dios con nosotros, para que no muramos. Y Moisés respondió al pueblo: No temáis; porque para probaros vino Dios, y para que su temor esté delante de vosotros, para que no pequéis. Entonces el pueblo estuvo a lo lejos, y Moisés se acercó a la oscuridad en la cual estaba Dios.” (Éxodo 20:18-21).

Moisés solo le lavaba los pies cuando intercedia por ellos, por ende por el mismo Aarón y su hermana María, esta también le acuso y olvidaron lavarle los pies a su hermano Moisés. Al igual que Datán y Abiram, estos otros mientras este siervo representaba al «TODO PODEROSO» e intercedia por el pueblo de Dios, el pueblo de Israel, estos estaban llenos exigencias y desobediencias ante El Señor.

Pero aún así El Señor mismo le pregunta si quería que destruyese aquel pueblo rebelde y El mismo Dios le entregaría un nuevo pueblo, “Dijo más Jehová a Moisés: Yo he visto a este pueblo, que por cierto es pueblo de dura cerviz. Ahora, pues, déjame que se encienda mi ira en ellos, y los consuma; y de ti yo haré una nación grande.” (Éxodo 32:9-10). Pero Moisés una vez mas lava los pies a sus enemigos y le recuerda de su particular «MISERICORDIA»:“Entonces Moisés oró en presencia de Jehová su Dios, y dijo: Oh Jehová, ¿por qué se encenderá tu furor contra tu pueblo, que tú sacaste de la tierra de Egipto con gran poder y con mano fuerte? ¿Por qué han de hablar los egipcios, diciendo: Para mal los sacó, para matarlos en los montes, y para raerlos de sobre la faz de la tierra? Vuélvete del ardor de tu ira, y arrepiéntete de este mal contra tu pueblo.” (Éxodo 32:11-12).

Así El Señor Jesús pretende que que El a sido misericordioso para con nosotros por igual lo seamos nosotros para con otros, “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.” (Mateo 6:14-15). En especial con nuestros enemigos, “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.” (Mateo 5:44, Romanos 12:19-21).

Se que suena y sonará difícil porque yo no escapo a esta realidad, pero solo El Señor nos puede y nos llena de: «SU MISERICORDIA, COMPASIÓN Y PERDÓN» por y hacia aquellos que en algún momento o en alguna vez nos han hecho daño, “Y Jesús decía: Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen. Y repartieron entre sí sus vestidos, echando suertes. Y puesto de rodillas, clamó a gran voz: Señor, no les tomes en cuenta este pecado. Y habiendo dicho esto, durmió.” (Lucas 23:34, Hechos 7:60).

Cuando yo llegue o mejor dicho El Señor me trajo a este Bendito Camino, «porque el que estaba perdido era yo no El», me dije: «aquí en La Familia de Dios todos son buenos, nadie me hara daño», una de mis primeras y grandes decepciones que tuve fue con mi primer pastor y Dios me dijo:

«HE PERMITIDO ESTO PARA QUE PONGAS NO UN POCO, SINO TODA TU CONFIANZA EN MI SOLAMENTE»

“Así ha dicho Jehová: Maldito el varón que confía en el hombre, y pone carne por su brazo, y su corazón se aparta de Jehová.” (Jeremías  17:5).

No ha sido fácil mis hermanos pero aún Jesús a sabiendas que iba ser traicionado y era la primera de las traiciones a su Ministerio, le lava los pies aún a su enemigo «Judas» (Juan 13:2-5).

Porque es allí donde El Cristo se glorifica y nos lleva hacer lo contrario a los deseos de la carne porque la carne como el pecado es y esta en enemistad con Dios, por lo cual trae muerte: “Porque el deseo de la carne es contra el Espíritu, y el del Espíritu es contra la carne; y éstos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis. y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.” (Gálatas 5:17, Romanos 8:8, 6:23).

Y no solamente esto todos los discípulos lo dejan solo al momento de su captura, “Mas todo esto sucede, para que se cumplan las Escrituras de los profetas. Entonces todos los discípulos, dejándole, huyeron.” (Mateo 26:56).

Pedro lo niega tres veces, “Entonces él comenzó a maldecir, y a jurar: No conozco al hombre. Y en seguida cantó el gallo. Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente.”  (Mateo 26:74-75).

Y no solo esto lo dejan solo en la cruz del calvario, solo estaban las mujeres con El incluyendo su madre María y el discípulo amado Juan, “También había algunas mujeres mirando de lejos, entre las cuales estaban María Magdalena, María la madre de Jacobo el menor y de José, y Salomé, quienes, cuando él estaba en Galilea, le seguían y le servían; y otras muchas que habían subido con él a Jerusalén. Estaban junto a la cruz de Jesús su madre, y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena. Cuando vio Jesús a su madre, y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: Mujer, he ahí tu hijo.” (Marcos 15:40, Juan 19:25-26).

Y aún mas los principales religiosos, el pueblo y los dos ladrones se burlan de El a sabiendas que el era Dios, “Entonces crucificaron con él a dos ladrones, uno a la derecha, y otro a la izquierda. Y los que pasaban le injuriaban, meneando la cabeza, y diciendo: Tú que derribas el templo, y en tres días lo reedificas, sálvate a ti mismo; si eres Hijo de Dios, desciende de la cruz. De esta manera también los principales sacerdotes, escarneciéndole con los escribas y los fariseos y los ancianos, decían: A otros salvó, a sí mismo no se puede salvar; si es el Rey de Israel, descienda ahora de la cruz, y creeremos en él. Confió en Dios; líbrele ahora si le quiere; porque ha dicho: Soy Hijo de Dios. Lo mismo le injuriaban también los ladrones que estaban crucificados con él. Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle.” (Mateo 27:38-44, 46-47, 49).

«Porque Jesús es Dios»:

 “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.” (Juan 1:1)

«Pero con todo esto El le dice al Padre»:

“perdonalos Padre que no saben lo que hacen.” (Lucas 23:34).

Por eso mi hermano, mi hermana solo hay un Poder Celestial, El Poder de Dios que nos lleva y nos llevará a lavarle los pies a todos nuestros enemigos, porque el que quiera hacerse grande tiene que hacerse pequeño: “Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;” (Mateo 20:26-27).

Bendigo tu vida mi hermano, mi hermana, si hay alguna raíz de armagura, de falta de perdón déjalo en la mano de aquel que todo lo ve, de aquel que todo lo sabe y ve aquel que te dará descanzo aunque estes cansado y agobiado, el te hará descanzar en pastos de paz y libertad y ante todas las cosas te dará un corazón conforme al de El, un corazón que no tendrá record de nada, porque ya no será ese corazón de piedra, sino un corazón de carne, donde el amor que no tiene record de nada habitara porque:

«¡DIOS ES AMOR!»

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s