¡Sí! Soy El Guarda De Mi Hermano “El Amor Del Padre”

   My brother

“Y Jehová dijo a Caín: ¿Dónde está Abel tu hermano? Y él respondió: No sé. ¿Soy yo acaso guarda de mi hermano? Y aconteció que al cabo de los siete días vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; y tú no le amonestares ni le hablares, para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si tú amonestares al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma. Si el justo se apartare de su justicia e hiciere maldad, y pusiere yo tropiezo delante de él, él morirá, porque tú no le amonestaste; en su pecado morirá, y sus justicias que había hecho no vendrán en memoria; pero su sangre demandaré de tu mano. Pero si al justo amonestares para que no peque, y no pecare, de cierto vivirá, porque fue amonestado; y tú habrás librado tu alma. Vino a mí palabra de Jehová, diciendo: Hijo de hombre, habla a los hijos de tu pueblo, y diles: Cuando trajere yo espada sobre la tierra, y el pueblo de la tierra tomare un hombre de su territorio y lo pusiere por atalaya, y él viere venir la espada sobre la tierra, y tocare trompeta y avisare al pueblo, cualquiera que oyere el sonido de la trompeta y no se apercibiere, y viniendo la espada lo hiriere, su sangre será sobre su cabeza. El sonido de la trompeta oyó, y no se apercibió; su sangre será sobre él; mas el que se apercibiere librará su vida. Pero si el atalaya viere venir la espada y no tocare la trompeta, y el pueblo no se apercibiere, y viniendo la espada, hiriere de él a alguno, éste fue tomado por causa de su pecado, pero demandaré su sangre de mano del atalaya. A ti, pues, hijo de hombre, te he puesto por atalaya a la casa de Israel, y oirás la palabra de mi boca, y los amonestarás de mi parte. Cuando yo dijere al impío: Impío, de cierto morirás; si tú no hablares para que se guarde el impío de su camino, el impío morirá por su pecado, pero su sangre yo la demandaré de tu mano. Y si tú avisares al impío de su camino para que se aparte de él, y él no se apartare de su camino, él morirá por su pecado, pero tú libraste tu vida. Tú, pues, hijo de hombre, di a la casa de Israel: Vosotros habéis hablado así, diciendo: Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y a causa de ellos somos consumidos; ¿cómo, pues, viviremos? Diles: Vivo yo, dice Jehová el Señor, que no quiero la muerte del impío, sino que se vuelva el impío de su camino, y que viva. Volveos, volveos de vuestros malos caminos; ¿por qué moriréis, oh casa de Israel? Y tú, hijo de hombre, di a los hijos de tu pueblo: La justicia del justo no lo librará el día que se rebelare; y la impiedad del impío no le será estorbo el día que se volviere de su impiedad; y el justo no podrá vivir por su justicia el día que pecare. Cuando yo dijere al justo: De cierto vivirás, y él confiado en su justicia hiciere iniquidad, todas sus justicias no serán recordadas, sino que morirá por su iniquidad que hizo. Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia, si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá. No se le recordará ninguno de sus pecados que había cometido; hizo según el derecho y la justicia; vivirá ciertamente. Luego dirán los hijos de tu pueblo: No es recto el camino del Señor; el camino de ellos es el que no es recto. Cuando el justo se apartare de su justicia, e hiciere iniquidad, morirá por ello. Y cuando el impío se apartare de su impiedad, e hiciere según el derecho y la justicia, vivirá por ello. Y dijisteis: No es recto el camino del Señor. Yo os juzgaré, oh casa de Israel, a cada uno conforme a sus caminos. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.”  (Génesis 4:9, Ezequiel 3:16-21, 33:1-20, Mateo 1:21).

 

En el principio todo lo que Dios creó era bueno, la palabra bueno es mencionada en la creación unas 7 veces en el primer cap (Génesis 1:4, 10, 12, 18, 21, 25) y aún Dios creó al hombre conforme a su imagen, conforme a su semejanza (Génesis 1:26-27).

Pero al hombre abrir sus oídos a un ser extraño llamado la serpiente antigua, Satanás, llegó la desobediencia y entró en el hombre la misma acompañada de un espíritu de independencia y por ende el pecado, el cual paso a todas las generaciones, “Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.” (Romanos 5:12). Trayendo un segundo acontecimiento como resultado del mismo; la muerte, porque el pecado es igual a muerte (Romanos 6:23).

Creo y mas que creer cuando cayeron tanto Adán como Eva ella esta embarazada de Caín y este absorvio toda esa destrucción de la que viene acompañada el pecado:“He aquí, el impío concibió maldad, Se preñó de iniquidad, Y dio a luz engaño.” (Salmo7:14). El pecado ya estaba con y en el, este quería agradar a Dios, pero con los motivos equivocados, esto no esta documentado si El Señor rechazo su ofrenda mas de una vez porque este tenía una motivación, pero era equivocada, “pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante. Entonces Jehová dijo a Caín: ¿Por qué te has ensañado, y por qué ha decaído tu semblante? Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.” (Génesis 4:5-7). «Así podemos haber muchos con la motivación equivocada, porque esto nose trata de tratar, esto se trata de obedecer los mandatos de nuestro Amo que nos hizo esclavos por amor, Dios mira el corazón y este es el 1r Gran Madamiento amarás a Jehová tu Dios con tu corazón», “Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas.” (Deuteronomio 6:5).

Por eso de todas las cosas nos manda a cuidar nuestro corazones porque de el mana la vida. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.”  (Proverbios 4:23).

Porque ya El removió el corazón de piedra que soliamos tener y nos dio un corazón de carne. “Os daré corazón nuevo, y pondré espíritu nuevo dentro de vosotros; y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.” (Ezequiel 36:26).

Y El Padre no puede ser burlado, “No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.” (Gálatas 6:7-8).

Por lo tanto este en su o sus intentos fallidos se genero, se creó en el un espíritu que ya venía de su padre el diablo, envidía y celos se apoderaron de el y este decide invitar a su hermano a caminar por el campo, Abel que si tenía el Espíritu correcto aquel Espíritu que esta lleno de bondad e ingenuidad y acepta la invitación y es allí donde Caín mata a su hermano y este estaba tan lleno de ira antes y después fue peor, porque tiene las agallas, la desfachates de decirle al Creador: «¿seré acaso guarda de mi hermano?» y quizas Dios aún esperaba un arrepentimiento de este y es allí que Dios le dice lo que El ya sabía y lo que el había cometido.

«Pero hoy mi hermana y mi hermano yo vengo En El Nombre De Jesús a decirles que sí, soy guarda de cada uno de ustedes, que su sangre no recaerá sobre mis manos o cabeza».

Este mensaje fue consultado al Padre mismo y El me dijo que hablara de hermandad, de amor y de corrección, de lo cual El Pueblo de Dios no quiere escuchar y|o recibir, hoy les digo y me digo a mi mismo Dios no tiene favoritos, Dios viene por una Iglesia limpia, sin mancha y sin arrugas: “a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha.” (Efesios 5:27).

Hoy en día todos queremos hacer lo que queremos y cuando el hermano que nos ama nos habla de esa area o de ese punto ciego, lo que primero que sale de nuestras bocas o de la mayoría de nosotros es:« ¿Quién eres tu para juzgarme?». No se juzga siempre y si así fuera El Maestro Jesús nos mando a juzgar con: «justo juicio», “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio.” (Juan 7:24). Pero no se juzga a nadie se le dice la verdad, claro hay algunos que tienen la motivación equivocada pero tenemos o debemos de tener discernimiento para saber quien es quien. Probad los espíritus: “Amados, no creáis a todo espíritu, sino probad los espíritus si son de Dios; porque muchos falsos profetas han salido por el mundo.   (1Juan 4:1).

«Dios nos ama por eso nos corrige y va utilizar el hermano(a) que probablemente no queremos que nos corrija y|o el método que menos esperamos».

David era rey de Israel y peco con Betsabé, se acostó con la misma, mató a su esposo un hombre fiel e inocente, eso es pecado y no mostró arrepentimiento por todo un año hasta que vino un hombre de Dios, el profeta Natán e hizo uso de una parábola para ilustrar dicho evento y cuando David le preguntó: «¿Quién es este hombre?» Natán le dijo tu eres el hombre (2Samuel 12:1-13). «Necesitamos mas Natanes que nos digan que les digan a los líderes, Pastores, hombres en autoridad ¡tu eres el hombre!».

El rey David no le dijo: « ¿Quién eres tu para juzgarme?» el se arrepintio inmediatamente y por eso Dios tuvo misericordia de el, porque El Padre no rechaza un corazón constrito y humillado, “Los sacrificios de Dios son el espíritu quebrantado; Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios.” (Salmo 51:17).

Así dijeron de Moisés: «¿Quién te crees que eres?» en mas de una ocasión y este fue el guarda de sus hermanos hasta que los sacó de Egipto y luego en el desierto, pero le dijeron: «¿Quién eres para reinar sobre nosotros?» osea «¿Quién eres para juzgarnos?» (Hechos 7:27).

Y así hay muchos que no muestran arrepentimiento por eso no crecen y ya Dios los entregó a sus pecados, porque es tanta la dureza que hay en sus corazones que no hay arrepentimiento y ya Dios no les puede ayudar: «Hay algunos que creen que pueden continuar en pecado, probando aún la Gracia de Dios una y otra vez, entrado en ellos una dureza de corazón por su continuo pecar. Ellos creen que ellos pueden seguir pecando en contra de la bondad del Padre sin haber ningún daño. Pero gradualmente, sus corazones se vuelve impentinentes, lo que crea un estado de no arrepentimiento. Ellos terminarán con un corazón endurecido, acumulando una ira venidera en contra de ellos mismos. Estos no pueden culpar a Dios, El a tratado fielmente de prevenirles con bendiciones de bondad, pero ellos lo han rechazado todo. Ese puede ser el peor pecado que cualquiera pueda cometer.» (It Is Finish; Pastor David Wilkerson, pag 186).

Una vez mas lo digo Dios no tiene favoritos todos vamos a compadecer en el «Gran Trono Blanco» por nuestras buenas y malas obras, “Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos. Y vi a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios; y los libros fueron abiertos, y otro libro fue abierto, el cual es el libro de la vida; y fueron juzgados los muertos por las cosas que estaban escritas en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Esta es la muerte segunda. Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego. Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo, para que cada uno reciba según lo que haya hecho mientras estaba en el cuerpo, sea bueno o sea malo.” (Apocalipsis 20:11-15| 2Corintios 5:10).

Hay un Cielo y hay un infierno, este el momento, este el tiempo de hacer las cosas bien para con Dios, El es Misericordioso, El no quiere la muerte del que muere, El quiere que nos arrepintamos y viviremos (Ezequiel 18:23, 32). A eso vino Jesús a convercenos de nuestros pecados (Mateo 1:21). Porque el que dice que no peca es un mentiroso: “Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.”  (1Juan 1:8).

Debemos anhelar hacer su Voluntad, “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” (Mateo 6:10). Debemos de anhelar volver al primer amor, “Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor.” (Apocalipsis 2:4) «eso incluye al orador».

Estuve en esa condición terrible hace apenas unos días atrás y El Espíritu Santo me dijo: «¡no más! tu vas a poner esas distracciones a un lado, llamese como se llame; sea falta de dinero, falta de trabajo aún tu matrimonio y me vas a ver a mi y solo a mi, un Cristo Glorificado y cenaremos juntos en la mesa que he preparado para ti delante de tus angustiadores», “He aquí, yo estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él, y cenaré con él, y él conmigo. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.” (Apocalipsis 3:20, Salmo 23:5).

«Cuando todo en mi alrededor esta en caos yo se que Mi Padre me ama». Tenemos que volver al primer amor hermanos, tenemos que volver a tener hambre y sed de El, de aquel que nos anhela celosamente, “¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?” (Santiago 4:5).

Del amado que lo dio todo por nosotros (Juan 3:16). Ese primer amor que se basa en una relación con Jesús, como un esposo con su esposa y solo así podemos establecer una relación con El Padre por ende con los que nos rodean, mi pueblo no quiere la corrección y perece por no usar el conocimiento (Oseas 4:6) porque si tenemos el conocimiento del Santo a nuestro alcance en nuestras manos que es: «La Palabra misma», “Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere. Porque el Señor al que ama, disciplina, Y azota a todo el que recibe por hijo. Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es aquel a quien el padre no disciplina? Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes, entonces sois bastardos, y no hijos.” (Proverbios 3:12, Hebreos 12:6-8).

Solo quieren los beneficios y solo estamos aquí por su Gracia y para su Gloria manifestar o ¿El no dijo?: «¿Estad quietos y sabrán que yo soy Dios?» (Salmo 46:10).

Imaginemonos como será aquel día cuando dejemos este mundo corrupto, dañado, deteriorado, perverso y podrido, igual que nuestros cuerpos y entremos en La Presencia de Su Gloria, con cuerpos renovados y estemos en su Presencia y El nos diga: «pasa a tu descanzo, porque tuviste muchas aflicciones allí en la tierra, pero de todas te libre» (Salmo 34:19). Porque eran necesarias para mantenerte cerca de Mi y formar ese carácter necesario para atraer otros a mi, “He aquí, llamarás a gente que no conociste, y gentes que no te conocieron correrán a ti, por causa de Jehová tu Dios, y del Santo de Israel que te ha honrado.” (Isaías 55:5).

No tengo nada en contra de la familia, los hermanos, los amigos, gracias a Dios por ellos y todas las bendiciones, «pero nosotros no somos de aquí, somos pelegrinos y extranjeros»: “Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Amados, yo os ruego como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos carnales que batallan contra el alma,” (Juan 17:14, 16, 1Pedro 2:11).

Tenemos una familia Celestial, tenemos una mejor Patria, somos de la Familia de Dios, de aquel que nos amó primero a nosotros y por eso les amamos, de aquel que nos conoció desde antes de la fundación del mundo, “según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,” (Efesios 1:4-5). De aquel que nos conoció y nos puso nombre desde el vientre de nuestras madres, “Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. Porque tú formaste mis entrañas; Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Pero tú eres el que me sacó del vientre; El que me hizo estar confiado desde que estaba a los pechos de mi madre.” (Jeremías 1:5, Salmo 139:13, 22:9).

¡A EL Y SOLO A EL SEA LA GLORIA!

Tenemos que romper toda amistad con el mundo: “¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (Santiago 4:4).

Tenemos que dejar todo lo que nos aleja de El, llamese como se llame, tiene que haber una separación, tiene que haber una sujeción, sino vamos a vivir contaminados y «sin santidad nadie verá el rostro del Señor», “Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” (Hebreos 12:14). Solo los limpios y puros de corazón verán su rostro, “El limpio de manos y puro de corazón; El que no ha elevado su alma a cosas vanas, Ni jurado con engaño. Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.”  (Salmo 24:4, Mateo 5:8).

Dios es amor sobre todas las cosas, “El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.” (1Juan 4:8). «Pero también fuego consumidor», “Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso.” (Deuteronomio 4:24).

Hay una ira venidera, es tiempo de volvernos al Señor y amarle con todo nuestro corazón, porque El es celoso, es tiempo de reparar los fundamentos, de tomar desiciones, ¿Cómo lograremos eso?

«¡CON ARREPENTIMIENTOǃ»

Nadie es bueno todos nos quedamos cortos de La Gracia de Dios, «no somos mas que trapos llenos de inmundicia», “Como está escrito: No hay justo, ni aún uno; No hay quien entienda, No hay quien busque a Dios. Todos se desviaron, a una se hicieron inútiles; No hay quien haga lo bueno, no hay ni siquiera uno. por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.” (Romanos 3:10-12, 23, Isaías 64:6).

Iglesia despierta es Dios quien nos habla, porque nos ama, El no quiere que nadie perezca sino que procedamos a un arrepentimiento y viviremos (Ezequiel 18:23,32). No solo en la tierra de los vivientes, sino por la eternidad, una eternidad con el Rey de reyes, donde solo vamos hacer aquello para lo cual fuimos creados, diseñados, para alabarle, amarle, glorificandole en aquel día, no habrá mas lágrimas, El hace nueva todas las cosas, seremos su pueblo y El será nuestro Dios, “Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” (Apocalipsis 21:4-7).

«Pero por otro lado hay un listado de personajes que no entrarán allí en su Presencia»:

  “Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira. ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” (Apocalipsis 21:8, 22:15, 1Corintios 6:9-10).

Nosotros no queremos ser partes de ese listado que será excluido del descanzo eterno, ya fuimos lavados y comprados a precio de sangre, “Y esto erais algunos; mas ya habéis sido lavados, ya habéis sido santificados, ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.” (1Corintios 6:11).

Solo hubo un sacrificio por todos nuestros pecados, “Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda más sacrificio por los pecados, sino una horrenda expectación de juicio, y de hervor de fuego que ha de devorar a los adversarios. El que viola la ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisoteare al Hijo de Dios, y tuviere por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado, e hiciere afrenta al Espíritu de gracia? Pues conocemos al que dijo: Mía es la venganza, yo daré el pago, dice el Señor. Y otra vez: El Señor juzgará a su pueblo. !!Horrenda cosa es caer en manos del Dios vivo!” (Hebreos 10:26-31).

Guardemos nuestra salvación con temor y temblor y cuando vemos más que aquel día se acerca, “Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, Amados, por la gran solicitud que tenía de escribiros acerca de nuestra común salvación, me ha sido necesario escribiros exhortándoos que contendáis ardientemente por la fe que ha sido una vez dada a los santos. y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” (Filipenses 2:12, Judas 1:3, Hebreos 10:25exct).

Pero es tiempo de volver a creerle a El, esto no es con mente humana, es con la mente de Cristo, “Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.” (1Corintios 2:16).

No es apoyandonos en nuestro propio entendimiento, “Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.” (Proverbios 3:5).

«¡HÁGASE TU VOLUNTAD, COMO EN EL CIELO, ASÍ TAMBIÉN EN LA TIERRAǃ»

Eso te incluye a ti mi hermano(a), levanta manos y corazones limpios, santos y sinceros ante su Presencia y nos visitará con una nueva y fresca unción.

¡TE NECESITAMOS SEÑOR!                                                                                                                                    

!!Oh Dios nuestro! ¿no los juzgarás tú? Porque en nosotros no hay fuerza contra tan grande multitud que viene contra nosotros; no sabemos qué hacer, y a ti volvemos nuestros ojos. y dijo: Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios.” (2Crónicas 20:12, 15).

«Tiene Que Haber Una Sujeción Y Arrepentimiento Para Dios Cambiarnos Para Que Alla In Verdadero Avivamiento»

Vengo donde Ti Señor con manos vacias, porque no tengo nada que ofrecer, pero se que Tu Señor Jesús me vas a llenar con Todo Tu Ser. Gracias Padre por Tu Amor, Favor y por esta  Salvación Tan Grande.

¡En El Nombre De Jesúsǃ Y ¡Amén!

™©®

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s