Papá Está Aquí Y Todo Va Estar Bien

 Papa esta aqui

     “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación y de las palabras de mi clamor? Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? Y a la hora novena Jesús clamó a gran voz, diciendo: Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? que traducido es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?”  (Salmo 22:1, Mateo 27:46, Marcos 15:34).

Ayer veía un testimonio de un predicador y adorador que en verdad impactó mi vida. El contaba cómo en una etapa de su llamado recibió un zarpazo del mismo Satanás y las tinieblas.

Este testimonio en realidad tocó lo más profundo de mi ser. Este siervo de Dios decía cómo en un solo día cambió todo en su vida: “Y un día aconteció que sus hijos e hijas comían y bebían vino en casa de su hermano el primogénito, y vino un mensajero a Job, y le dijo: Estaban arando los bueyes, y las asnas paciendo cerca de ellos, y acometieron los sabeos y los tomaron, y mataron a los criados a filo de espada; solamente escapé yo para darte la noticia. Aún estaba éste hablando, cuando vino otro que dijo: Fuego de Dios cayó del cielo, que quemó las ovejas y a los pastores, y los consumió; solamente escapé yo para darte la noticia. Todavía estaba éste hablando, y vino otro que dijo: Los caldeos hicieron tres escuadrones, y arremetieron contra los camellos y se los llevarón, y mataron a los criados a filo de espada; y solamente escapé yo para darte la noticia. Entre tanto que éste hablaba, vino otro que dijo: Tus hijos y tus hijas estaban comiendo y bebiendo vino en casa de su hermano el primogénito; y un gran viento vino del lado del desierto y azotó las cuatro esquinas de la casa, la cual cayó sobre los jóvenes, y murieron; y solamente escapé yo para darte la noticia. Entonces Job se levantó, y rasgó su manto, y rasuró su cabeza, y se postró en tierra y adoró, y dijo: Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré allá. Jehová dio, y Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito. Entonces le dijo su mujer: ¿Aún retienes tu integridad? Maldice a Dios, y muérete. Y él le dijo: Como suele hablar cualquiera de las mujeres fatuas, has hablado. ¿Qué? ¿Recibiremos de Dios el bien, y el mal no lo recibiremos? En todo esto no pecó Job con sus labios. (Job 1:13-21, 2:9-10).

Cuando su hija en rebelión y pecado perdió su vida. La joven se fue de la casa de su papá en rebeldía y se fue a vivir con un joven. Un día el joven y ella llegaron de una fiesta y él sacó una escopeta, le apuntó en la cara y …!  ¡haló el gatillo! ¡wao!!! hermanos de cierto les digo que a través de muchas tribulaciones entraremos al Reino de los Cielos. (Hechos 14:22).

La madre del joven, cristiana, ya en la ambulancia le dijo: «Hija estás muy mal, tienes que reconciliarte con el Señor». Ella con el rostro desecho, porque su cerebro y sus ojos azules quedaron incrustados en las paredes, ya moribunda, se reconcilió con el Señor: “Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le dijo: De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso.” (Lucas 23:42-43).

Cuando la noticia llegó a su padre terrenal él tomó un avión y fue donde estaba su bebé de apenas 16 años. Porque esa es la diferencia del Padre Celestial y de los terrenales, «El Padre está y puede estar en todas partes a la misma vez». Cando su padre terrenal llego y la vio le dijo: «no te preocupes hija, papá esta aquí y todo va estar bien.» Pero él no sabía ni qué pensar, ni lo que había dicho cuando vio a su hija con la cara destrozada, con una máscara, pero aún consciente. «EL PADRE» sí sabía lo que iba a suceder. Por eso envió a su único hijo a morir por ella, por ti y por mi, “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eternal.” (Juan 3:16).

Este hombre desesperado y sin saber qué hacer salió a caminar al pasillo y El Padre le dijo: «¡Hijo! ya la he recibido en mi regazo». Ese es el amor del Padre, que por más dolorosas que sean o parezcan las cosas te da aquel amor y aquella paz que sobrepasa todo entendimiento.

“Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazónes y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” (Filipenses 4:7).

«Que aún en la tormenta tenemos paz»:

“Pero en seguida Jesús les habló, diciendo: !Tened ánimo; yo soy, no temáis!”  (Mateo  14:27).

Aquella paz, combinada con el amor del Padre que te dice: «¡PAPÁ ESTA AQUÍ Y TODO VA ESTAR BIEN!» explica el que no sabía que pensar. Allí mismo se acercaron los médicos con la noticia que ya El Padre le había dado: «Sr Hernández su hija a muerto.» El aún no entendía, ni sabía cómo humanamente procesar dicha situación.

Este, su testimonio, dado el día del entierro de su bebé predicó y atraves del mismo se salvaron veinte jóvenes.

Allí, cuando el veía su bebe irse en el ataúd que el le compró dijo «quise comprarle un carro para que fuese a la universidad y tuve que comprarle un ataúd, quise comprarle un vestido para  llevarla al altar el día de su boda y tuve que comprarle un vestido para su enttierro».

«Es allí donde llega El Padre, cuando clamamos»:

“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?” (Salmo 22:1).

Es allí donde El Padre dice: «PAPÁ ESTA AQUÍ Y TODO VA ESTAR BIEN».

Es allí donde decimos: ¡no entiendoǃ ¡no comprendoǃ Pero algún día todo este dolor, aflicción y frustración podrán ayudar a otros diciéndoles: «yo también estuve allí ¡PERO DIOS! me sacó del lodo cenagoso, ¡PERO DIOS! me sacó del pozo de la desesperación, ¡PERO DIOS! me llevó de las tinieblas a la luz admirable, ¡PERO DIOS! cuando estaba sin fe, sin esperanza, sin familia, sin Padre me dijo bienvenido a mi familia, a la familia de la Fe, ¡PERO DIOS! se volvió mi PADRE, MI AMIGO, MI TODO. SE PUEDEN IR TODOS, PERO QUE NO ME DEJE DIOS».

«Yo no tengo donde ir porque eres El Cristo, el que tiene Palabras de vida eterna»: “Y me hizo sacar del pozo de la desesperación, del lodo cenagoso; Puso mis pies sobre peña, y enderezó mis pasos de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable; sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: !!Abba, Padre!

Le respondió Simón Pedro: Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna. Y nosotros hemos creído y conocemos que tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” (Salmo 40:2, 1Pedro 2:9exct, Romanos 8:15, Juan 6:68-69).

            ¡ALELUYA! AL CREADOR! ¡AL MÁS ALTO!

Este hombre entendió que hay un alto precio que pagar por esta «HONRA DEL MINISTERIO» a la que fuimos llamados, pero: «¡PAPÁ ESTA AQUÍ Y TODO VA ESTAR BIEN!» Este hombre fue curado por «LA MANO PODEROSA DE DIOS» y perdonó al joven que mató a su bebé y le dejo ir de su corazón y siguió adelante con la obra que le fue comisionada: “Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos? Y si saludáis a vuestros hermanos solamente ¿qué hacéis de más? ¿No hacen también así los gentiles? Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.” (Mateo 5:44-48).

«Hermanos sé que no es fácil, ni ha sido fácil, Dios no dijo que lo sería pero todo lo podemos en Cristo que nos fortalece»:  

“Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” (Filipenses 4:13).

Son muchas las aflicciones del justo pero de todas El nos librará y a través de muchas tribulaciones entraremos al Reino de los Cielos: “Muchas son las Aflicciónes del justo, pero de todas ellas le librará Jehová. Es necesario que a través de muchas tribulaciones entremos en el reino de Dios.”  (Salmo 34:19, Hechos 14:22 exct).

Se los dice este, su siervo, que me he visto en tantas circunstancias, situaciones y padecimientos. No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente y sé tener abundancia. En todo y por todo estoy enseñado. Así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad:

 “Hasta esta hora padecemos hambre, tenemos sed, estamos desnudos, somos abofeteados y no tenemos morada fija. Nos fatigamos trabajando con nuestras propias manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y la soportamos. Nos difaman, y rogamos; hemos venido a ser hasta ahora como la escoria del mundo, el desecho de todos que estamos atribulados en todo, más no angustiados; en apuros, más no desesperados; perseguidos, más no desamparados; derribados, pero no destruidos.” (Filipenes 4:11-12, 1Corintios 4:11-13, 2Corintios 4:8-9).

«¡PERO DIOS! siempre me ha dicho»: ¡PAPÁ ESTA AQUÍ Y TODO VA ESTAR BIEN!”            

  «Cuando todos se han ido»:

“En mi primera defensa ninguno estuvo a mi lado, sino que todos me desampararon. No les sea tomado en cuenta. Pero el Señor estuvo a mi lado y me dio fuerzas para que por mí fuese cumplida la predicación y que todos los gentiles oyesen. Así fui librado de la boca del león. Y el Señor me librará de toda obra mala, y me preservará para su reino celestial. A él sea gloria por los siglos de los siglos. Amén.” (2 Timoteo 4:16-18).

«Cuando no he querido seguir más adelante», El me llena de nuevos deseos, de nuevos ánimos, me renueva como a las águilas, unge mi cabeza con aceite, adereza mesas delante de mis angustiadores, reboza mi copa, me pone ropa nueva, calzado nuevo, me da su anillo, el anillo del Rey, anillo de autoridad para hollar serpientes y escorpiones, llena mi lámpara con aceite nuevo: “pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán. Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando. Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Y traed el becerro gordo y matadlo, y comamos y hagamos fiesta; He aquí os doy potestad de hollar serpientes y escorpiones, y sobre toda fuerza del enemigo, y nada os dañará. mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.” (Isaías 40:31, Salmo 23:5, Lucas 15:22-23, 10:19, Mateo 25:4).

¡A SU NOMBRE SEA LA GLORIA!

«El nos lo advirtió, en el mundo tendremos muchas aflicciones, pero El estará con nosotros hasta el fin y ya el venció al mundo»: “Enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén. Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.” (Mateo 28:20, Juan 16:33).

 «¡PAPÁ ESTA AQUÍ Y TODO VA ESTAR BIEN!»

Así le dijo El Padre a este hermano y este testimonio de dolor a traído miles a los pies del Padre, a los pies de Nuestro Señor y Salvador Jesuscristo para salvación. Porque el no quiere que nadie perezca, sino que todos, no algunos, todos, procedan al arrepentimiento pero con el corazón se cree para justicia y con la boca de confianza para salvación: 

“Quiero yo la muerte del impío? dice Jehová el Señor. ¿No vivirá, si se apartare de sus caminos? Porque no quiero la muerte del que muere, dice Jehová el Señor; convertíos, pues, y viviréis. Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado.” (Ezequiel 18:23, 32, Romanos 10:9-11).

A ti mi hermano, tenemos que negarnos a nosotros mismos y llevar nuestra cruz diariamente,  porque el que pierda su vida la ganara, porque en Dios solo hay ganancia.                                      

 “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará. Bendice, alma mía, a Jehová, Y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios.” (Mateo 16:24-25, Salmo 103:1-2).

A ti hombre del mundo, Dios es real, asi como Satanás lo es, este es el momento de escoger quien será el REY|rey de tu vida.

   «¿SI EL PADRE DE LAS LUCES PARA VIDA ABUNDANTE Y ETERNA?»                               

 “Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios. yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia.” (Santiago 1:17, 1Juan 5:13, Juan 10:10exct).

«¿O en el padre de las mentiras y las tinieblas para condenación eterna?»

“Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira. El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir.” (Juan 8:44, Juan 10:10exct).

«¡TU ELIGES!»

™©®

 

                                                                                                                          

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s