La Palabra

   “Porque recta es la palabra de Jehová, Y toda su obra es hecha con fidelidad. Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos; y todo el ejército de ellos, por el aliento de su boca. Porque él dijo, y fue hecho; El mandó, y existió.” (Salmo 33:4, 6, 9).

Siendo «la palabra» gramaticalmente hablando: un sonido o conjunto de sonidos articulados que expresan una idea, es la facultad de hablar.

Empeño que hace uno de su «fe» y probidad en testimonio de la «certeza» de lo que refiere o asegura. Siendo la Fe: “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.” (Hebreos 11:1).

Siendo la «certeza»: el conocimiento seguro y claro de alguna cosa, es la firme adhesión de la  mente a algo conocible, sin temor de errar.

Siendo el «verbo»: la segunda persona de La Trinidad.

«El Verbo es Jesús, verbo de Dios quien representa a Dios ante nosotros y a nosotros  ante Dios. En griego el “Verbo” se traduce como Palabra»                                                                   

  Siendo nuestras armas espirituales y teniendo una guerra que no es contra sangre y carne.

“Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne; porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo, Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes.” (2Corintios 10:3-5, Efesios 6:12-13).

La Palabra se constituye en la arma mas poderosa, tanto en la tierra de los vivientes como en los cielos, porque por ella fueron hechos los cielos y la tierra, “Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo ejercito de ellos por el aliento de su boca.” (Salmo 33:6).

Se hizo lo que se ve, de lo que no se veía, “Por la  fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.” (Hebreos 11:3).

Y ella le inicio al principio “En el principio creó Dios los cielos y la tierra.” (Génesis 1:1). Y le dará el final, “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.” (Lucas 21:33).

Por ella David derrotó a Goliat, Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos. (1Samuel 17:46-47).

Por ella Elías cerro los cielos y con ella los volvió abrir, “Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró  feviertemente para que no lloviese, y no llovio sobre la tierra por tres años y seis meses. Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.” (Santiago 5:17-18).

“Mas tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cerrada la puerta, ora a tu Padre que está en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.” (Mateo 6:6).

Siendo llevadas por el “Verbo = Jesús”, ante el trono de la gracia, por ella atamos y|o desatamos aquí en la tierra, siendo atado y|o desatado en los cielos, De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.” (Mateo 18:18).

Por ella el “Verbo” se hizo carne y habitó entre nosotros, “En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios. Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho. Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de verdad.” (Juan 1:1-3, 14).

Y esta es “Fiel y Verdadera” porque El es “Fiel y Verdadero”, «porque El es La Palabra y los cielos y la tierra pasarán, pero La Palabra” no pasará» (Lucas 21:33).

Vendrán días de una confirmación de la buena palabra, “He aquí vienen días, dice Jehová, en que yo confirmare la buena palabra que he hablado a la casa de Israel y a la casa de Judá.” (Jeremías 33:14).

«DE SU PALABRA»  

“así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mi vacia, sino que hará lo que  yo quiera, y será prosperada en aquello para que la envié.” (Isaías 55:11).

Pero vendrán días postreros donde su palabra escaceara, E irán errantes de mar a mar; desde el norte hasta el oriente discurrirán buscando palabra de Jehová, y no la hallarán. Por tanto, de la profecía se os hará noche, y oscuridad del adivinar; y sobre los profetas se pondrá el sol, y el día se entenebrecerá sobre ellos. Y serán avergonzados los profetas, y se confundirán los adivinos; y ellos todos cerrarán sus labios, porque no hay respuesta de Dios.”  (Amós 8:12, Miqueas 3:6-7).

Por eso buscar de El mientras pueda ser hallado, “Buscad a Jehová mientras pueda ser hallado, llamadle en tanto que esta cercano.” (Isaías 55:6).

«Porque solo en aquellos días habrá deseo de su Palabra».      

“He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré  hambre a la tierra, no hambre de pan, ni de sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová.” (Amós 8:11).

“Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de el misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.” (Isaías 55:7).

Pero habrán otros que seguirán la mala palabra, como que tienen comezón por oir palabras que no son de Dios sino de los hombres, Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias,  y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas. (2Timoteo 4:3-4).

Mas nosotros los del Espíritu, lo que no nacimos de la carne, sino de semilla incorruptible seguiremos la buena palabra, su palabra, “siendo renacidos, no de simiente corruptible, sino de incorruptible, por la palabra de Dios que vive y permanece siempre.” (1Pedro 1:23).

Por lo tanto escuchemos y prediquemos la palabra del Reino de Dios, “que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.” (2Timoteo 4:2). Porque la fe viene por el oir la palabra,Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios. (Romanos 10:17).

Porque los que la oímos somos bienaventurados, “Y él dijo: Antes bienaventurados los que oyen la palabra de Dios, y la guardan.” (Lucas 11:28)

      «y esta nos limpia y nos vivifica»

Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado.” (Juan 15:3).

Pero no solo seamos oidores y|o habladores, “Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañandoos a vosotros mismos. Porque si alguno es oidor de la palabra pero no hacedor de ella, éste es semejante al hombre que considera en un espejo su rostro natural.” (Santiago 1:22-23).

Porque esta  ha de y permanece para siempre, “Mas la palabra del Señor permanece para siempre. Y esta es la palabra que por el evangelio os ha sido anunciada.” (1Pedro 1:25).

Pero aún con la edificación y con la manifestación algunos no creyeron en la misma, otros creyeron por un tiempo y otros no creen, “Pero aborrecieron la tierra deseable; No creyeron a su palabra,” (Salmo 106:24).

“Salieron de nosotros, pero no eran de nosotros; porque si hubiesen sido de nosotros, habrían permanecido con nosotros; pero salieron para que se manifestase que no todos son de nosotros.” (1Juan 2:19). “y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.” (2Tesalonicenses 2:10-12).

Por eso tomad las armas que son espirituales, siendo La Palabra el arma mas poderosa, “Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios;” (Efesios 6:17). “A algunos que dudan , convencedlos. A otros salvad, arrebatandolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aún la ropa contaminada por su carne.” (Judas 1:22-23).

“porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.” (1Timoteo 4:5).

«El Verbo viene a derribar, a desarraigar toda falsa doctrina, toda falsa palabra»                               

“Y entonces se manifestará aquel inicuo, a quien el Señor matará con el espíritu de su boca, y destruirá con el resplandor de su venida;” (2Tesalonicenses 2:8).

Lo matará con su boca, con la palabra, porque «El es La Palabra» y el cielo y la tierra pasará, pero su palabra no pasará, porque su palabra permanece para siempre. (Lucas 21:33, 1Pedro 1:25).

Mi amados es tiempo de escuchar atentamente la voz de Jehová nuestro Dios, de desechar todo lo que sea contrario a su palabra, porque sería anatema. No se deje engañar de los lobos rapaces, elocuentes y engañadores que han salido por todo el mundo, llevando una palabra de confusión, solo tratando y aveces logrando llevar a los débiles por caminos incorrectos, hasta llevarlos a la perdición.

«Palabra solo hay una y es la de Dios, que es su sana y santa doctrina».

Ora, ayuna, lee la Palabra misma, para que no se cumplan estas dos cosas en tu vida: «muchos serán llamados, pocos los escogidos y aún los escogidos serán engañados». Porque este ministerio, el de la iniquidad ya esta funcionando y estos hombres con falsas palabras y|o dándole a la misma palabra un tópico que pareciese real, pero no es mas que un engaño acomodando palabras que pareciesen genuinas, pero su final es la procedencia de una falsa palabra, estos son engañadores, porque para eso fueron creados, creados para su perdición y llevar a otros a perdición, engañando y siendos engañados.

Mi hermano busca la palabra de Dios aquella que redarguye, enseña, corrige e instruye en justicia y verdad (2Timoteo 3:16). Aún hay tiempo de mantenerse, de renunciar a las palabras que no son del Reino De Dios y de escuchar las que si lo son, porque reino y Espíritu solo hay uno y es el de Dios.

“Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hiero; y el pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que habia hecho delante de ella las sen:ales con las cuales habia engan:ado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen, Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.” (Apocalipsis 19:9, 11, 13, 15, 20, 21).

Mi amado, mi amada, la palabra de Dios solo es una y en ella esta la vida y la muerte, el juicio y la redención, nosotros como bendecidos la debemos usar como bendición, para instruir, para llevar las buenas nuevas, para liberar, para vendar a los quebrantados y dar libertad a los cautivos y a los presos apertura de la cárcel y anunciar el día de venganza del Dios nuestro, usemosla ahora que aún hay tiempo de darle el buen uso, para añadir a aquellos que han de ser salvos.

Hombre del mundo oye la palabra de Dios que ella te da y dará vida y vida eterna, porque las palabras del mundo solo dan muerte, escuchalas mientras sean habladas y recibelas y apoderate de tan valiosa salvación que vendrá atravez de la palabra misma, de la Palabra de Dios, porque el Reino es poder de Dios.

Mi hermano, mi hermana, hombre del mundo Te Bendigo en esta hora y esta Palabra que sale de Dios le habla a tu Espíritu, a permanecer en el amor, en la verdad y en la  justicia y a ti hombre del mundo deja la injusticia comienza a complacerte en la justicia que es La Palabra de Dios.

Les Bendigo con Toda Bendición de lo Alto y que ¡nunca! ¡nunca! ¡nunca! te apartes de La Sombra Del Altísimo y a ti hombre del mundo esperando que te comiences a cobijar debajo De Su Sombra.

¡En El Nombre De Jesús Siempreǃ y ¡Amén!

™©®

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s