Tiempos De Cambio [Paz Y Seguridad]

   “Destrucción viene; y buscarán la paz, y no la habrá. que cuando digan: Paz y seguridad vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán.” (Ezequiel 7:25, 1Tesalonicenses 5:3).

 

¿En realidad estamos viviendo tiempos de cambios? ¡yo diría que sí!

El hombre siempre ha querido ocultar la realidad de las cosas, de las situaciones, pero así dice El Señor: “Porque nada hay oculto, que no haya de ser manifestado; ni escondido, que no haya de ser conocido, y de salir a la luz.” (Lucas 8:17).

Muy en especial aquella realidad que va encontra de tan anhelada «Paz» pero esa es la paz que el hombre y el mundo consideran la correcta, pero el Cristo nos dejo una «Paz que es la verdadera Paz aquella que solo se encuentra en El, porque El es la Paz».

“La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo.” (Juan 14:27).

Mientras el hombre ha basado cada situación y circunstancias en una mentira en todo momento. Por eso, solo Dios es veraz, “El que recibe su testimonio, este atestigua que Dios es veraz. De ninguna manera; antes bien sea Dios veraz, y todo hombre mentiroso;” (Juan 3:33, Romanos 3:4exct). Y todo hombre es mentiroso, pero Dios pesa los corazones, “Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones.” (Proverbios 21:2).

Dios que todo lo examina, “Jehová esta en su santo templo; Jehová tiene en el cielo su trono; Sus ojos ven, sus párpados examinan a los hijos de los hombres.” (Salmo 11:4).

¿Cómo el hombre lo podrá engañar­?

“El que mora en los cielos se reirá; El Señor se burlará de ellos. Ahora pues, oh reyes, sed prudentes; Admitid amonestaciones, jueces de la tierra.” (Salmo 2:4, 10).

Este trata de ocultar todas las cosas que le comprometen pero nada hay oculto que no se haya de manifestar, “Porque nada hay encubierto, que no haya de descubrirse; ni oculto, que no haya de saberse. Por tanto, todo lo que habéis dicho en tinieblas, a la luz se oirá; y lo que habéis hablado al oído en los aposentos, se proclamara en las azoteas.” (Lucas 12:2-3).

El fin de todas las cosas esta cerca, los que estamos en el Señor lo sabemos, porque tenemos su Espíritu  y solo el Espíritu todo lo escudriña aún lo profundo de Dios, “Pero Dios nos la revelo a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aún lo profundo de Dios.” (1Corintios 2:10).

Por eso Dios nos dice y les dice a los del mundo: “Y no participeis en las obras infructuosas de las tinieblas, sino mas bien reprendedlas; porque vergonzoso es aún hablar de lo que ellos hacen en secreto. Mas todas las cosas, cuando son puestas en evidencia por la luz, son hechas manifiestas; porque la luz es lo que manifiesta todo.” (Efesios 5:11-13).

Algunos retardán la llegada del Señor, “El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.” (2Pedro 3:9).

Estos juzgan por cohecho y mienten tantos en los gobiernos, como en las Iglesias, “Si alguno andando con espíritu de falsedad mintiere diciendo: Yo te profetizare de vino y de sidra; este tal será el profeta de este pueblo. Sus jefes juzgan por cohecho, y sus sacerdotes enseñan por precio, y sus profetas adivinan por dinero; y se apoyan en Jehová, diciendo: ¿No está Jehová entre nosotros? No vendrá mal sobre nosotros.” (Miqueas 2:11, 3:11).

Ellos saben que la profecía se acerca y se cumplirá, “Por tanto, he aquí que vienen días, dice Jehová, en que no dirán mas: Vive Jehová que hizo subir a los hijos de Israel de la tierra de Egipto.” (Jeremías 23:7).

“Recorred las calles de Jerusalén, y mirad ahora, e informaos; buscad en sus plazas a ver si halláis hombre, si hay alguno que haga justicia, que busque verdad; y yo la perdonaré. Aunque digan: Vive Jehová, juran falsamente. Oh Jehová, ¿no miran tus ojos a la verdad? Los azotaste, y no les dolió; los consumiste, y no quisieron recibir corrección; endurecieron sus rostros más que la piedra, no quisieron convertirse. Pero yo dije: Ciertamente éstos son pobres, han enloquecido, pues no conocen el camino de Jehová, el juicio de su Dios. Negaron a Jehová, y dijeron: El no es, y no vendrá mal sobre nosotros, ni veremos espada ni hambre; Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de los ejércitos: Porque dijeron esta palabra, he aquí yo pongo mis palabras en tu boca por fuego, y a este pueblo por leña, y los consumirá. los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?” (Jeremías 5:1-4, 12, 14, 31).

“Vieron vanidad y adivinación mentirosa. Dicen: Ha dicho Jehová, y Jehová no los envió; con todo, esperan que él confirme la palabra de ellos. ¿No habéis visto visión vana, y no habéis dicho adivinación mentirosa, pues que decís: Dijo Jehová, no habiendo yo hablado? Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Por cuanto vosotros habéis hablado vanidad, y habéis visto mentira, por tanto, he aquí yo estoy contra vosotros, dice Jehová el Señor. Estará mi mano contra los profetas que ven vanidad y adivinan mentira; no estarán en la congregación de mi pueblo, ni serán inscritos en el libro de la casa de Israel, ni a la tierra de Israel volverán; y sabréis que yo soy Jehová el Señor. Sí, por cuanto engañaron a mi pueblo, diciendo: Paz, no habiendo paz; y uno edificaba la pared, y he aquí que los otros la recubrían con lodo suelto, di a los recubridores con lodo suelto, que caerá; vendrá lluvia torrencial, y enviaré piedras de granizo que la hagan caer, y viento tempestuoso la romperá. Y he aquí cuando la pared haya caído, ¿no os dirán: ¿Dónde está la embarradura con que la recubristeis? Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Haré que la rompa viento tempestuoso con mi ira, y lluvia torrencial vendrá con mi furor, y piedras de granizo con enojo para consumir. Así desbarataré la pared que vosotros recubristeis con lodo suelto, y la echaré a tierra, y será descubierto su cimiento, y caerá, y seréis consumidos en medio de ella; y sabréis que yo soy Jehová. Cumpliré así mi furor en la pared y en los que la recubrieron con lodo suelto; y os diré: No existe la pared, ni los que la recubrieron, los profetas de Israel que profetizan acerca de Jerusalén, y ven para ella visión de paz, no habiendo paz, dice Jehová el Señor. por tanto, no veréis más visión vana, ni practicaréis más adivinación; y libraré mi pueblo de vuestra mano, y sabréis que yo soy Jehová. (Ezequiel 13:6-16, 23).

Así vendrá el día grande y manifiesto del Señor, contra todos los engañadores, aquellos que han querido desvirtuar la realidad, una realidad  que esta latente, en el mundo, en la sociedad, una realidad de que:

«¡NO HAY PAZǃ

¡TIENE QUE HABER CALAMIDAD ANTES DE QUE CRISTO VENGA!»

 “Así ha dicho Jehová acerca de los profetas que hacen errar a mi pueblo, y claman: Paz, cuando tienen algo que comer, y al que no les da de comer, proclaman guerra contra él: Por tanto, de la profecía se os hará noche, y oscuridad del adivinar; y sobre los profetas se pondrá el sol, y el día se entenebrecerá sobre ellos. Y serán avergonzados los profetas, y se confundirán los adivinos; y ellos todos cerrarán sus labios, porque no hay respuesta de Dios. Mas yo estoy lleno de poder del Espíritu de Jehová, y de juicio y de fuerza, para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado. (Miqueas 3:5-8).

“Maldito el que engaña, promete, y sacrifica a Jehová lo dañado. Porque yo soy Gran Rey, dice Jehová de los ejercitos, y mi nombre es temible entre las naciones.” (Malaquías 1:14).

“Y el estará, y apacenterá con poder de Jehová, con grandeza del nombre de Jehová su Dios; y morarán seguros, porque ahora será engradecido hasta los fines de la tierra. y con ira y con furor haré venganza en las naciones que no obedecieron.” (Miqueas 5:4, 15).

«El día grande y manifesto del Señor se aproxima, el día en que el hombre inicuo,  impío, malo, soberbio, arrogante le toque su cáliz de fuego y azufre se acerca.»

¡Ay! de ellos, de los gobernantes que prefirieron complacer en una democracia a un pueblo y olvidaron que hay un Dios que todo lo ve, que todo lo examina.

¡Ay! de los profetas, de los sacerdotes que por ganar la aceptación del pueblo de Dios, prefirieron venderse por potaje del diablo.

¡Ay! de ellos porque el día se aproxima, ya no habrá mas tardanza el Señor esta a la puerta.

Y cuando llegue aquel día les dirá nunca os conoci hacedores de maldad, solo les digo el que este firme que no caiga, porque aún los escogidos serán engañados, porque muchos son llamados, pocos los escogidos y la cosecha ya esta, es tiempo de separar el trigo de la cizaña, porque para estos no habrá espacio en el Reino De Los Cielos.

“Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda. Mas los perros estarán fuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras, y todo aquel que ama y hace mentira. No entrará en ella ninguna cosa inmunda, o que hace abominación y mentira, sino solamente los que están inscritos en el libro de la vida del Cordero. !!He aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro. He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.” (Apocalipsis 21:8, 22:15, 21:27, 22:7, 12, 20).

«El Señor no retarda su llegada y viene con una espada en su boca para juzgar a cada quien».

¡Ay! de ellos los que decidieron seguir bajos sus propios consejos, bajos sus fundamentos, creyendo que andando en sus caminos llegarían al bien, siendo todo lo contrario, porque sus caminos son de muerte, de destrucción y todo esto va a contecer en un abrir y cerrar de ojos, porque Dios es un Dios de de repentes y si un día es como mil años y mil años como un día para El, la hora ya es.

Mi hermano, mi hermana, mantente firme que un poquito mas y el que ha de venir vendrá, hombre del mundo mira al Cristo que el es:

«EL CAMINO, LA VERDAD Y LA VIDA»

El camino a la perdición es ancho y el de la salvación es estrecho y solo en el esta la verdad, porque el es la «VERDAD».

Mi hermano, mi hermana, hombre del mundo a ustedes le habla el Dios, pero el Dios de los vivos, porque El no es Dios de muertos.

Bendigo tu vida en este día, mi hermano afianzate en el Señor, En El Rey de reyes, a ti hombre del mundo solo hay una forma de entrar al reino es dejando al mundo, porque el que vive según la carne no agrada a Dios.

Mi hermano nunca te apartes debajo de su Sombra, de La Sombra del Altísimo, porque la paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da.

¡En El Nombre De Jesús Siempre! Y ¡Amén!

™©®

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s