Aún No Ha Llegado Mi Hora “Ya Llegó Mi Hora”

Profetas

   “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.” (Eclesiastés 3:1).

Siendo la hora: el tiempo oportuno y determinado para una cosa, siendo este por igual los últimos instantes de la vida.

Siendo el tiempo la duración de las cosas sujetas a mundanza, es la época en la cual vive una persona o sucede una cosa determinada.

En el principio la tierra estaba desorganizada y Dios creó el tiempo para organizarle y cada cosa fue creada en su tiempo y en su hora. Al Señor le tomo siete dias crear, culminar y completar su obra y en su quehacer nos incluyó a ti, a mi, a nosotros, siendo nosotros creados en el sexto día, un día antes de su descanso que fue el séptimo día, diría que dejó lo mejor para lo último: «nuestra creación, porque era una obra de mejor acabado, de mayor dedicación y amor»: “Entonces dijo: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra,” (Génesis 1:26).

Por El ser un Dios de orden, que es parte de sus caracterisiticas tenía que ordenar y hacer las cosas en orden, en su orden, por eso todo fue hecho en su tiempo y hora, En el principio creó Dios los cielos y la tierra. Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas. Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz. Y vio Dios que la luz era buena; y separó Dios la luz de las tinieblas. Y llamó Dios a la luz Día, y a las tinieblas llamó Noche. Y fue la tarde y la mañana un día. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tarde y la mañana el día segundo. Y fue la tarde y la mañana el día tercero. Dijo luego Dios: Haya lumbreras en la expansión de los cielos para separar el día de la noche; y sirvan de señales para las estaciones, para días y años, y sean por lumbreras en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. Y las puso Dios en la expansión de los cielos para alumbrar sobre la tierra, y para señorear en el día y en la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y vio Dios todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana el día sexto. Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos. Y acabó Dios en el día séptimo la obra que hizo; y reposó el día séptimo de toda la obra que hizo. Y bendijo Dios al día séptimo, y lo santificó, porque en él reposó de toda la obra que había hecho en la creación.” (Génesis 1:1-5, 8, 13-15, 17-18, 31, 2:1-3).

Todo tiene su tiempo y hora debajo de los cielos” (Eclesiastés 3:1).

De nacer, de morir; de plantar, de cosechar; de matar, de curar; de destruir, de edificar; de llorar, de reir; de duelo, de bailar; de abrazar, de abstenerse de abrazar; de buscar, de perder; de guardar, de tirar; de rasgar, de coser; de hablar, de callar; de amar, de aborrecer; de guerra, de paz.” (Eclesiastés 3:2-8).

El Señor no quiere que nos afanemos,Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.” (Mateo 11:28). Por eso el nos da hacer su trabajo, Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.” (Mateo 11:29-30).

Porque todo es en «Su Tiempo, en su “Cronos, en su “Kairos», por eso nos dice no os glorieis del día de mañana, !!Vamos ahora! los que decís: Hoy y mañana iremos a tal ciudad, y estaremos allá un año, y traficaremos, y ganaremos; cuando no sabéis lo que será mañana. Porque ¿qué es vuestra vida? Ciertamente es neblina que se aparece por un poco de tiempo, y luego se desvanece. En lugar de lo cual deberíais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello. Pero ahora os jactáis en vuestras soberbias. Toda jactancia semejante es mala; y al que sabe hacer lo bueno, y no lo hace, le es pecado.” (Santiago 4:13-17).

«Así mismo es la vida del hombre como una neblina, hoy esta y luego se desvanece, el hombre no ha llegado a comprender la eternidad que El Padre puso en su corazón. Todo lo que Dios hace es perpetuo, nada hay que quitar, nada hay que añadir, Dios lo hizo para que teman de El todos los hombres».

Siendo:                                                                                                                                                                 (1) Lo Eterno: no tiene principio ni fin, se prolonga muchisimo o excesivamente.

(2) Lo Perpetuo: que dura y permanece para siempre, aplicase a ciertos cargos vitalicio, ya se obtengan por herencia, por elección.

(3) Perpetuidad: duración sin fin, duración muy larga o incesante.

Pero solo Dios es: «Eterno e Ilimitado», porque el hombre fue hecho del polvo y allí volverá  (Eclesiastés 3:20). Pero al recibir la semejanza de Dios, también nos hace eternos, cuando pasamos a la vida eterna en Cristo Jesús. Pero el hombre en la tierra es una neblina. hoy nace y cuando El Señor dispone muere, todo tiene su tiempo y su hora debajo del cielo, aquí en la tierra.

Dios es un Dios de designios y voluntades, El nos amo antes que nosotros a El, El nos conoció antes que nosotros a El, El nos hizo no nosotros a nosotros mismos, estando muertos en el pecado el nos dio vida, Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,  y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Colosenses 2:13-15).

Entramos en su familia, “Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios,” (Efesios 2:19).

«A SU VOLUNTAD, A SU TIEMPO, A SU HORA».

(1) Siendo familia: un conjunto de ascendientes, descendientes, colaterales y afines de un linaje.

(2) Siendo Voluntad: un decreto, determinación o designio de Dios.

 

Por eso el Maestro, El Cristo de la Gloria, mencionó en diversas ocasiones: «¡AÚN NO HA LLEGADO MI HORAǃ». El se refería el hacer o no hacer la Voluntad de aquel que le envió, porque todas las cosas del Reino fueron sujetas al Hijo y todo era hecho a la perfección, sin fallas «En El Kairos de Dios» y su Reino, porque una vez mas todo tiene su tiempo, porque el Plan de Dios es «Perfecto» porque el Cristo tenía todos los atributos para hacer las cosas como y cuando El hubiese querido, pero en El había sujeción, «lo que le falta a muchos últimamente», pero este siempre se sujetó al «Plan al Propósito» de Dios, a su tiempo, a su hora, pero como es usual algunos sabiendo la «Sustancia» que hay en nosotros de parte de Dios nos quieren comprometer con ciertas circunstancias y|o situaciones aún sin haber llegado la hora y no cualquier hora, sino la «Hora del Señor».

Y fueron también invitados a las bodas Jesús y sus discípulos. Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le dijo: ¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.” (Juan 2:2-4).

El Maestro fue claro aquí: «¡AÚN NO HA LLEGADO MI HORAǃ», osea que El aún estaba fuera del tiempo de Dios, pero como era para glorificación del Dios Vivo y quizas por ciertas presiones de su madre y para honrarla el hizo la obra de agua a vino. Un minuto puede ser la diferencia en el Señor, porque cuando El manda en nosotros, las cosas se sujetan a El y no a nosotros mismos, como solía ser.

Porque ni aun sus hermanos creían en él. Entonces Jesús les dijo: Mi tiempo aún no ha llegado, mas vuestro tiempo siempre está presto. No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas. Subid vosotros a la fiesta; yo no subo todavía a esa fiesta, porque mi tiempo aún no se ha cumplido. Y habiéndoles dicho esto, se quedó en Galilea. Pero después que sus hermanos habían subido, entonces él también subió a la fiesta, no abiertamente, sino como en secreto.” (Juan 7:5-10).

¡Ves amado! Cuando esperamos en el Señor todas las cosas van a bien: “pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; y correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán.” (Isaías 40:31). Eso quiere El Señor que aprendamos a esperar, a depender de El y para El, porque El conoce lo que nos conviene y lo que no nos conviene, porque El es: «Soberano, Omnipotente y Omnisciente».                                                           

(1)Soberano: que ejerce o posee la autoridad suprema e independiente, elevado, excelente y no superado.

(2) Omnipotente: atributo que solo le pertenece a Dios, que todo lo puede, un poder muy grande.

(3) Omnisciente: atributo solo de Dios, siendo este el conocedor de todas las cosas y posibles.

Por eso El Padre libró en muchas ocasiones al Hijo, pero simplemente era porque aún no había llegado su hora, así como te a librado a ti mi hermano, mi hermana, a mi, y nos seguirá librando, porque somos propósitos de Dios y hasta que no seamos cumplidos, como propósitos aquí en la tierra nada nos pasará, usted se muere cuando Dios lo disponga, ahora cuidemonos como lo que somos «Sus Propositos», hasta que llegue la hora,Jesús le dijo: Escrito está también: No tentarás al Señor tu Dios.” (Mateo 4:7).

“Entonces procuraban prenderle; pero ninguno le echó mano, porque aún no había llegado su hora. Estas palabras habló Jesús en el lugar de las ofrendas, enseñando en el templo; y nadie le prendió, porque aún no había llegado su hora.” (Juan 7:30, 8:20).

Pero así como al Cristo, llegará nuestra hora donde El Padre atravez de nosotros será glorificado, “Jesús les respondio diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado.” (Juan 12:23).

Aunque habrá muchas horas marcadas en nuestras vidas que traerán turbación, porque nuestros pensamientos no son los de El y sus caminos son más altos que los nuestros, “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos  mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos mas altos que vuestros caminos, y mis pensamientos mas que vuestros pensamientos.” (Isaías 55:8-9).

 Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora.” (Juan 12:27).

¡Absolutamente  nadieǃ Sabe el pensar de Dios, pero El nos lo reveló por el Espíritu, Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.” (1Corintios 2:10).

“Entonces vino a sus discípulos y les dijo: Dormid ya, y descansad. He aquí ha llegado la hora, y el Hijo del Hombre es entregado en manos de pecadores.” (Mateo 26:45).

Llegó la hora de separar el trigo y la cizaña: Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oídos para oír, oiga.(Mateo 13:41-43).

A llegado la hora de saber quienes vamos a la cruz y quienes no van a la cruz, así como fue El Cristo, porque ya si había llegado su hora, hemos sido bautizados por: «Agua, por el Espíritu  y ahora viene lo que padeció El Cristo, ser bautizados por El Fuego» porque somos imitadores de el, osea padeceremos de lo que el padeció: “Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; (Juan 17:1).

Así iremos al matadero por causa de su nombre, “Como esta escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; Somos contados como ovejas de matadero.”  (Romanos 8:36).

Aunque el día y la hora nadie la sabe, “Pero el día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre. Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.” (Mateo 24:36, 42).

«Pero la hora viene»:Mas la hora viene, y ahora es, cuando los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren.” (Juan 4:23).

La hora de adorar en Espíritu y en verdad, la hora que nos persigan y que nos maten.

“Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando culquiera que os mate, pensará que rinde servico a Dios.” (Juan 16:2).

Pero seremos como la mujer en cinta, “La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, por el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.” (Juan 16:21).

Pero en nosotros se invertirán los papeles, el morir nos llevará al nacer y ahora para vida eterna, así como Cristo murió, ganó y ganó en cantidades masivas, nuestras almas para salvación (Colosenses 2:13-16). Así será aquel día cuando llegue nuestra hora, la hora del Señor, Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada. Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos. (Malaquías 4:1-3).

Así como la mujer de parto estamos esperando con dolores la partida de este cuerpo putrefacto y pecaminoso, pero cuando llegue el día del Señor nos llenaremos de «Gozo».

“Porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una esta con dolores de parto hasta ahora; y solo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del        Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.” (Romanos 8:22-23). La salida de este mundo perverso, podrido.

 Respondiendo Jesús, dijo: !!Oh generación incrédula y perversa! ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros? ¿Hasta cuándo os he de soportar? (Mateo 17:17exct).

Lleno de una generación  de víboras: !!Generación de víboras! ¿Cómo podéis hablar lo bueno, siendo malos? Porque de la abundancia del corazón habla la boca. (Mateo 12:34).

“Por cuanto los designios de la carne son enemistad contra Dios; porque no se sujetan a la ley de Dios, ni tampoco pueden; y los que viven según la carne no pueden agradar a Dios.” (Romanos 8:7-8).

Mi hermano, mi hermana, no te preocupes por lo que dejes atrás esas son obras de la carne y no del Espíritu y solo El Espíritu agrada a Dios, porque en los cielos hay muchas moradas para cuando llegue la hora: No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí.  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.” (Juan 14:1-4).

Pero la hora nadie la sabe solo El Padre, “El reino de Dios no vendrá con advertencia” (Lucas 17:20exct). Por eso “orad sin cesar” (1Tesalonicenses 5:17). Para que sean tenidos por dignos en aquel día (Lucas 21:36). “que vuestros corazones no se carguen de glortonería y embriaguez y de los afanes de esta vida, y venga de repente sobre vosotros aquel día.”  (Lucas 21:34).

Porque cuando llegue la hora hasta los sepulcros oirán su voz, “No maravilléis de esto; porque vendrá la hora cuando todos los que estan en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación. Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para verguenza y confusión perpetua.” (Juan 5:28-29, Daniel 12:2).

“diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas.” (Apocalipsis 14:7).

“Y del templo salió otro ángel, clamando a gran voz al que estaba sentado sobre la nube: Mete tu hoz, siega; porque la hora de segar ha llegado, pues la mies de la tierra está madura.” (Apocalipsis14:15)

Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron. Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho está. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed, yo le daré gratuitamente de la fuente del agua de la vida. El que venciere heredará todas las cosas, y yo seré su Dios, y él será mi hijo.” (Apocalipsis 21:3-7).

“ǃǃHe aquí, vengo pronto! Bienaventurado el que guarda las palabras de la profecía de este libro.” (Apocalipsis 22:7).

“He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompesar a cada uno según sea su obra.” (Apocalipsis 22:12).

“El que da testimonio de estas cosas dice: Ciertamente vengo en breve. Amén; sí, ven, Señor Jesús.” (Apocalipsis 22:20).

¡Amado la hora esǃ

Te mostre allí ambos factores pero al final Dios es quien lo determina, no nosotros mismos, por eso escuchemos atentamente su voz (Deuteronomio 28:1).

No entremos en desobediencia, aprendamos a no atrazar sus voluntades a no deterner y a no a adelantarnos, procuremos ir a su velocidad porque El lo sabe todo, con temor y temblor cuidar la salvación, hacer las cosas del Señor en su: «Tiempo, en su Kairos, en su Cronos». Y verás hermano mío, hermana mía que la obediencia y el esperar en El Señor nos lleva a sus Senderos a sus caminos a su futuro a su gracia, aprovechando bien el tiempo, porque los días son malos.

“Por tanto, no seáis insensatos, sino entendidos de cuál sea la voluntad del Señor.” (Efesios 5:17).

Mi hermano, mi hermana les Bendigo con toda Bendición de lo Alto y exhortándoles a dejar que el Señor sea quien determine la hora y el tiempo en tu vida y recordándote a la vez: «¡Que La Hora Es!»

Y esperando que esta enseñanza le haya hablado a tu Espíritu, como me habló a mi y que ¡nunca! te apartes de la Sombra Del Altísimo.

¡En El Nombre De Jesús Siempreǃ y ¡Amén!

™©®

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s