Hagase Tu Voluntad

“Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.” (Mateo 6:10).

 

Voluntad;

(1) Potencia del alma que mueve a hacer o no una cosa.

(2) Acto con que la potencia volitiva (actos y fenómenos de la voluntad) admite o rehúye una cosa, queriéndola o aborreciéndola y repugnándola.

(3) Decreto, determinación o disposición de Dios.

(a) Decreto; resolución, decisión o determinación del jefe de Estado “Dios”: “Soberano, Rey de reyes, y Señor de señores,” (1Timoteo 6:15exct).

De su gobierno:

Reino Dios sobre las naciones; Se sentó Dios sobre su santo trono.” (Salmo 47:8)

O de un tribunal, Tribunal de Dios:

“Porque es necesario que todos nosotros comparezcamos ante el tribunal de Cristo,”  (2Corintios 5:10exct).

O de un juez, Dios:

Y los cielos declararan su justicia, Porque Dios es el juez.” (Salmo 50:6).

Cualquiera materia o negocio:

“¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar?” (Lucas 2:49exct).

(b) Determinación; acción y efecto de determinar o determinarse.

no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino como siervos de Cristo, de corazón haciendo la voluntad de Dios.” (Efesios 6:10).

(c) Disposición; acción y efecto de disponer o disponerse:

“Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo del hombre le confesara delante de los ángeles de Dios; mas el que me negare delante de los hombres, será negado delante de los ángeles de Dios.” (Lucas 12:8-9)

“Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios.” (Efesios 2:19).

Mi hermano, mi hermana aqui El Padre nos a traído una enseñanza de que es en realidad su “Voluntad”, aquella que siempre y/o usualmente mencionamos a diario, en nuestras oraciones, en nuestro diario vivir, porque no todo lo que nos agrada, gusta o anhelamos es lo que Dios quiere que hagamos: “Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (Isaías 55:8-9)

Porque al firmar aquel “Pacto” en aquel “Altar” con ese “Si”, el cual es eterno como Él lo es, entramos en su Voluntad, te voy a mostrar tres ejemplos de voluntades, quizás diferentes porque existen tres voluntades en ti y en mí, amado mío;

I. La de Dios

II. La del enemigo

III. La nuestra

Por eso es que ya dos de ellas nos no conciernen, porque somos hechura de Dios. (Efesios 2:10).

Y aunque anduvimos perdidos y muertos, Él nos encontró y nos dio vida, así que de las voluntades anteriormente mencionadas solo nos concierne la de aquel que primero nos amó: Dios.

“Todo me es lícito, pero no todo conviene; todo me es lícito, pero no todo edifica.” (1Corintios 10:23).

El primer ejemplo que te voy a mostrar es el del siervo de Dios Jonás, el cual era un profeta de Dios y en una ocasión Dios solicita de sus servicios y este prefiere huir, ignorar la voz de Dios y hacer su voluntad, este fue enviado a una misión y prefirió desobedecer, así como muchos hoy en día están o prefieren hacer, no quieren o prefieren ignorar la voz de Dios. (Deuteronomio 28:1).

Este ha sabiendas que era un “Decreto De Juicio” de Dios para destrucción de aquel lugar, “Nínive”, su rey y su población de unos 240,000 habitantes. El Dios de Amor siempre buscando que el hombre deje sus malos caminos y se arrepienta y procedan al arrepentimiento (2Cronicas 7:14, 2Pedro3:9)

“Porque a su presencia tiembla la tierra.” (Salmo 114:7exct).

Este siervo no sabía que la palabra que él llevaba como mensajero salvaría todas estas vidas y una ciudad, este prefiere ir detrás de sus propios deseos: “Vino palabra de Jehová a Jonás hijo de Amitai, diciendo: Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y pregona contra ella; porque ha subido su maldad delante de mí. Y Jonás se levantó para huir de la presencia de Jehová a Tarsis, y descendió a Jope, y halló una nave que partía para Tarsis; y pagando su pasaje, entró en ella para irse con ellos a Tarsis, lejos de la presencia de Jehová.” (Jonás 1:1-3)

Este prefirió tomar su propia decisión y alimentar su carne. No hermano Dios es Soberano, porque Dios utiliza a quien quiere para desarticular los propósitos que violentan su Soberanía, mientras la furia de Jehová agito el mar, este prefirió el dormir e ignorar todas las cosas o sea en el dormir estuvo manifestada que eso era lo que él quería dormir: “Y los marineros tuvieron miedo, y cada uno clamaba a su dios; y echaron al mar los enseres que había en la nave, para descargarla de ellos. Pero Jonás había bajado al interior de la nave, y se había echado a dormir. Y el patrón de la nave se le acercó y le dijo: ¿Qué tienes, dormilón? Levántate, y clama a tu Dios; quizás el tendrá compasión de nosotros, y no perecemos.” (Jonás 1:5-6).

Estos clamaban a sus dioses, los incorrectos, “porque Dios solo hay uno”, este con su actitud desobediente provocó la ira de Dios y puso en riesgo ya no solo a Nínive sino a los hombres de este barco y no fue hasta que el mismo reconoció que debido a su desobediencia, El Todo Poderoso se había airado contra él y por supuesto con los que estaban a su alrededor:

“El les respondió: Tomadme y echadme al mar, y el mar se os aquietará; porque yo sé que por mi causa ha venido esta gran tempestad sobre vosotros.” (Jonás 1:12-17)

Estos lo lanzaron al mar, pero ya Dios tenía un gran pez preparado para tragarle. (Jonás 1:17)

Y solo así se aquieto el mar y aquellos hombres impíos procedieron probablemente al arrepentimiento y a reconocer que Dios es Dios. (Jonás 1:16)

Porque hay tristezas que te llevan al arrepentimiento, lo vimos en estos hombres y luego en el desobediente de Jonás que por tres días imploro al Eterno (Jonás 2:1-10)

“Y mando Jehová al pez, y vomito a Jonás en tierra.” (Jonás 2:10)

Y este llego donde El Padre lo había enviado a Nínive y este procedió a profetizar lo que le sucedería a aquel lugar en 40 días: “Y comenzó Jonás a entrar por la ciudad, camino de un día, y predicaba diciendo: De aquí a cuarenta días Nínive será destruida. Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos. ¿Quién sabe si se volverá y se arrepentirá Dios, y se apartará del ardor de su ira, y no pereceremos?” (Jonás 3:4-9).

“A corazón contrito y humillado no rechaza Dios.” (Salmo 51:17)

            “Y vio Dios lo que hicieron, que se convirtieron de su mal camino; y se arrepintió del mal que había dicho que les haría, y no lo hizo.” (Jonás 3:10)

“sí se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.” (2Crónicas 7:14).

«MIS AMADOS YA NO VIVIMOS NOSOTROS, SINO CRISTO» (Gálatas 2:20)

Tenemos que entender este principio y que hacemos o debemos hacer la Voluntad de Dios, este hombre con su desobediencia pudo traer la destrucción de todo una ciudad, pero como Dios es Soberano y entramos en su Voluntad, esta se cumplió y aquel lugar procedió no solo a la no destrucción, sino al arrepentimiento.

Allí vimos un ejemplo casi diabólico de las tres voluntades que te mencione al inicio, ahora veremos una voluntad que parece espiritual, pero cae en lo carnal, porque todo lo que es de Dios lo queremos poner en acción, pero en nosotros hay un Espíritu que es quien nos guía:

“Y atravesando Frigia y la provincia de Galacia, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia; y cuando llegaron a Misia, intentaron ir a Bitinia, pero el Espíritu no se lo permitió. Y pasando junto a Misia, descendieron a Troas. Y se le mostró a Pablo una visión de noche: un varón macedonio estaba en pie, rogándole y diciendo: Pasa a Macedonia y ayúdanos. Cuando vio la visión, en seguida procuramos partir para Macedonia, dando por cierto que Dios nos llamaba para que les anunciásemos el evangelio.” (Hechos 16:6-10).

Aqui el Apóstol Pablo estaba todo el tiempo dispuesto a ejecutar y hablar la Palabra de Dios, pero aqui ponemos de manifiesto: “todo me es licito, pero no todo conviene; todo me licito, pero no todo edifica.” (1Corintios 10:23).

El Apóstol pudo ignorar la negación que le hacia el Espíritu Santo, no cualquiera espíritu, El Espíritu de Dios y decir yo soy un Apóstol puedo hacer lo que quiera “voluntad propia”, pero este entendió que no. Dios en su Soberanía le ponía un impedimento, porque lo necesitaba por petición de un siervo en Macedonia, esa es la diferencia del otro siervo Jonás, que entró en desobediencia y este varón de Dios, que oyó atentamente la voz de Jehová su Dios. (Deuteronomio 28:1)

Pues así y allí es donde el Dios vivo se glorifica, cuando hacemos y dejamos a un lado nuestras voluntades. (Mateo 6:10).

Pero este hombre se vio en otra situación donde algunos querían persuadirle por revelación, diciéndole las cosas que le habrían de venir, pero este como todo guerrero de Dios estaba dispuesto a pagar tan alto precio y aun hasta morir por el nombre del Señor Jesús. “Y como no le pudimos persuadir, desistimos, diciendo: Hágase la voluntad del Señor.” (Hechos 21:11-14.

Y aqui te traigo un último ejemplo, pero el más grande de todas las voluntades y sacrificios; La Voluntad del Padre sobre su Hijo El Cristo, muchos se jactan diciendo ¡ah! pero ese era El Cristo, no hermanos, Jesús se hizo carne por nosotros. (Juan 1:14).

Se hizo un hombre como tú y como yo y él sabía todo lo que le venía: “Mi alma está muy triste hasta la muerte.” (Mateo 26:38exct)

Y por esa carnalidad es que pide ser librado de ese momento que se aproximaba, sus castigos, su crucifixión y muerte: “Padre mío, si no puede pasar de mí esta copa sin que yo la beba, hágase tu voluntad. y oro por tercera vez, diciendo las mismas palabras.” (Mateo 26:42, 44exct).

Pero siempre dijo hágase tu voluntad, no la de él, ni la de nadie: “Entonces Pedro, tomándolo parte, comenzó a reconvenirle, diciendo: Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Pero él, volviéndose, dijo a Pedro: !!Quítate de delante de mí, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en las de los hombres.” (Mateo 16:22).

Porque el diablo le acusaba, diciéndole no podrás cargar tanto tu solo, pero él sabía que muriendo en la cruz se ganaba vida y vida en abundancia: “Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestras carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos  todos los pecados. El anulo el acta de los decretos que había contra nosotros, que no era contraria, y la quito de en medio clavándola en la cruz.” (Colosenses 2:13-14).

El siempre hizo la Voluntad del Padre porque Él es El Hijo, así como tú, así como yo mi hermano, así debemos y deberemos hacer su Voluntad tanto aqui en la tierra, como en el cielo, fue una indicación para nuestra forma de orar y de ejecutar del Maestro (Mateo 6:10)

“Y en la Palabra hay Poder” (1Corintios 4:20).

Así que hermanos no busquemos pasar esta copa, bebámosla a diario, no a veces, ni en ocasiones, sino siempre, así como el Hijo del Hombre, porque si él hubiese hecho su voluntad, hubiese caído en carnalidad, en lazos del diablo y en desobediencia, pero este vino a vencer al diablo, sus deseos carnales y darle la Victoria a la Voluntad del Padre, o sea renunció a sus voluntades y usted y yo amado no estaríamos aquí, pero solo él es bueno y por amor, misericordia y sacrificio de ese Cordero estamos aún aquí.

Iglesia es tiempo de salir de ese letargo, de esa zona de confort, de nuestras voluntades y hacer la voluntad de aquel que nos compró a precio de sangre en la cruz, aunque todo es licito, no todo conviene, aun en las cosas del Reino de Dios hay que esperar la autoridad del Espíritu Santo, porque hay un solo Dios lo que equivale a un solo Espíritu, aquel que redarguye y guía en verdad y a la verdad, esperemos siempre en sus mandatos, bebamos nuestras copas y hágase “Tu Voluntad, En La Tierra, Como En El Cielo.”

Mi hermano, mi hermana, Te Bendigo, en este día y todos los días de tu vida y que ¡nuncaǃ te apartes de la Sombra Del Altísimo.

¡En El Nombre De Jesús Siempre! ¡Amén!

 

™©®

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s