Murmuración

   “No andarás chismeando entre tu pueblo. No atentaras contra la vida de tu prójimo. Yo Jehová. y murmurasteis en vuestras tiendas, diciendo: Porque Jehová nos aborrece, nos ha sacado de tierra de Egipto, para entregarnos en manos del amorreo para destruirnos.” (Levítico 19:16, Deuteronomio 1:27)

 

Murmuración: actividad que consiste en hablar de alguien, bien como mal, aunque usualmente de forma desfavorable sin que la persona en cuestión esté presente, utilizando tonos negativos que destruyen reputaciones, estos se autodenominan como chismosos, difamadores, llevadores de cuento.

El murmurador se identifica por ser chismoso, hablador, difamador, calumniador, maldiciente, criticón, llevador de cuentos, adulador etc.

Uno de los problemas más persistentes en el pueblo de Dios es y ha sido la “Murmuración” desde tiempos antiguos (Viejo Testamento) hasta estos nuevos tiempos (Nuevo Testamento) y más. Pero este tema se hizo muy específico en el libro de “Números” en algunas Biblias es para con este libro “Palabra Clave”: “Murmuración.” Vemos como el hombre en su constante inconformismo con las cosas del Reino y los hombres de Dios han caído en lazos del diablo, Congregaciones poderosas y enteras han caído por esta mala práctica.

El pueblo de Israel era un pueblo de dura cerviz y por demás lleno de murmuraciones contra el Siervo de Dios “Moisés” por ende contra el mismo Dios, por todo se quejaban y hoy en día somos El Pueblo de Dios, por eso todos los días en mis oraciones le pido al Padre mantenerme en rectitud e integridad, a ser agradecido, propicio a Él, porque en nuestras bocas hay poder para bendecir y|o maldecir (Santiago 3:9-10).

No nos murmuremos los unos a los otros, porque esto es parte de la perversión de este mundo y del hombre malo, inicuo, inmundo, impío, esto es parte de la destrucción acelerada que ha inyectado el enemigo en nuestras vidas, no podemos ser luz y hacer las cosas de las tinieblas.

¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo?” (2Corintios 6:15).

El Señor quiere que nos amemos los unos a los otros. (Juan 13:34)

No que nos murmuremos los unos a los otros, somos portadores de buenas nuevas, de bendición (Isaías 61:1)

“Así como lo fue Jesús, sed imitadores de lo bueno.” (1Corintios 11:1)

Hagamos uso de esta facultad, no de murmurar al hermano, al Pastor, a la iglesia que eso solo trae maldición, muerte, destrucción, tristeza, la ira de Dios Padre Nuestro.

“Apartaos de entre esta congregación, y los consumiré en un momento.” (Números 16:21)

Las bendiciones se alejan, porque Dios aborrece muchas cosas no las simplezas que la gente cree: “El temor de Jehová es aborrecer el mal; La soberbia y la arrogancia, el mal camino, Y la boca perversa, aborrezco.” (Proverbios 8:13).

            “Los labios del necio traen contienda; y su boca los azotes llama. no juzguemos a los demás” (Proverbios 18:6, Mateo 7:1-6)

No seamos como los antiguos que tanto le costó, 40 años en el desierto, siendo una de sus más marcadas situaciones; la murmuración, si tenían sed murmuraban, si solo había maná y no carne murmuraban.

“Entonces el pueblo murmuro contra Moisés, y dijo: ¿Qué hemos de beber?” (Éxodo 15:24).

Así que el pueblo tuvo allí sed, y murmuró contra Moisés, y dijo: ¿Por qué nos hiciste subir de Egipto para matarnos de sed a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros ganados?” (Éxodo 17:3).

“Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros sino contra Jehová. (Éxodo16:8).

»AQUÍ EL PUEBLO MURMURÓ, SE QUEJÓ, ACUSÓ Y QUISO TRAER AFLIGIMIENTO, LO QUE ELLOS NO SABÍAN QUE TODAS ESTAS ACTITUDES NO ERAN SOLO CONTRA EL SIERVO DE DIOS, SINO CONTRA DIOS MISMO«.

Estos murmuradores no respetaban, ni aun en la actualidad respetan a las autoridades, ni Celestiales, ni terrenales: “María y Aarón hablaron contra Moisés a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita. Y dijeron: ¿Solamente por Moisés ha hablado Jehová? ¿No ha hablado también por nosotros? Y lo oyó Jehová. Entonces la ira de Jehová se encendió contra ellos; y se fue. Y la nube se apartó del tabernáculo, y he aquí que María estaba leprosa como la nieve; y miró Aarón a María y he aquí que estaba leprosa. Y dijo Aarón a Moisés: ǃǃAh! señor mío, no pongas ahora sobre nosotros este pecado; porque locamente hemos actuado, y hemos pecado.” (Números 12:1-2,  9-11)

No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores. (Judas 8).

Estos solo se quejan, son ingratos, nunca conformes: “Y se quejaron contra Moisés y contra Aarón todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ǃǃOjalá muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto ojalá muriéramosǃ” (Números 14:2.)

Pero mi Dios, tu Dios es amor, sobre todas las cosas. (1Juan 4:8).

Es tardo para la ira y, grande en misericordia y verdad: “Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: !!Jehová! !!Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación.” (Éxodo 34:6-7).

Pero también fuego consumidor. (Hebreos 12:29)

“A los soberbios resiste y da gracia a los humildes.” (Santiago 4:6)

Y llega la ira del Dios de amor: “¿Hasta cuándo oiré esta depravada multitud que murmura contra mí, las querellas de los hijos de Israel, que de mí se quejan? Diles: Vivo yo, dice Jehová, que según habéis hablado a mis oídos, así haré yo con vosotros. En este desierto caerán vuestros cuerpos; todo el número de los que fueron contados de entre vosotros, de veinte años arriba, los cuales han murmurado contra mí. y se levantaron contra Moisés con doscientos cincuenta varones de los hijos de Israel, príncipes de la congregación, de los del consejo, varones de renombre. Y se juntaron contra Moisés y Aarón y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está Jehová; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de Jehová? Por tanto, tú y todo tu séquito sois los que os juntáis contra Jehová; pues Aarón, ¿qué es, para que contra él murmuréis? Apartaos de entre esta congregación, y los consumiré en un momento. Y ellos se postraron sobre sus rostros, y dijeron: Dios, Dios de los espíritus de toda carne, ¿no es un solo hombre el que pecó? ¿Por qué airarte contra toda la congregación? Entonces Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a la congregación y diles: Apartaos de en derredor de la tienda de Coré, Datán y Abiram. Entonces Moisés se levantó y fue a Datán y a Abiram, y los ancianos de Israel fueron en pos de él. Y él habló a la congregación, diciendo: Apartaos ahora de las tiendas de estos hombres impíos, y no toquéis ninguna cosa suya, para que no perezcáis en todos sus pecados. Y se apartaron de las tiendas de Coré, de Datán y de Abiram en derredor; y Datán y Abiram salieron y se pusieron a las puertas de sus tiendas, con sus mujeres, sus hijos y sus pequeñuelos. Y dijo Moisés: En esto conoceréis que Jehová me ha enviado para que hiciese todas estas cosas, y que no las hice de mi propia voluntad. Si como mueren todos los hombres murieren éstos, o si ellos al ser visitados siguen la suerte de todos los hombres, Jehová no me envió. Mas si Jehová hiciere algo nuevo, y la tierra abriere su boca y los tragare con todas sus cosas, y descendieren vivos al Seol, entonces conoceréis que estos hombres irritaron a Jehová. Y aconteció que cuando cesó él de hablar todas estas palabras, se abrió la tierra que estaba debajo de ellos. Abrió la tierra su boca, y los tragó a ellos, a sus casas, a todos los hombres de Coré, y a todos sus bienes. Y ellos, con todo lo que tenían, descendieron vivos al Seol, y los cubrió la tierra, y perecieron de en medio de la congregación. Y todo Israel, los que estaban en derredor de ellos, huyeron al grito de ellos; porque decían: No nos trague también la tierra. También salió fuego de delante de Jehová, y consumió a los doscientos cincuenta hombres que ofrecían el incienso.” (Números 14:27-29, 16:2-3, 11, 21, 22-35)

“Antes, murmuraron en sus tiendas y no oyeron la voz de Jehová.” (Salmos 106:25).

No juzguéis, para que no seáis juzgados porque con el juicio con que juzgáis seréis juzgados, y con la medida con que medís se os será medido.” (Mateo 7:1-2)

Escrito está una casa dividida nunca prosperará, me refiero a la “Iglesia” como casa, porque los chismes, las contiendas, las difamaciones, el comadreo sólo eso trae divisiones y no hace que la Novia del Cordero avance, el Cordero viene por esta, pero tiene que estar limpia. (Salmo 45).

Los mismos escribas murmuraban al Maestro y a sus discípulos:

“Y los escribas y los fariseos murmuraban contra los discípulos, diciendo: ¿Por qué coméis y bebéis con publicanos y pecadores? y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: Este recibe a los pecadores y come con ellos. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que habia entrado a hospedarse en casa de un hombre pecador.” (Lucas 5:30, 15:2, 19:7, Juan 6:41).

Murmuraban entonces de él los judíos, porque había dicho: “Yo soy el pan que descendió del cielo.” Pero no solo los hipócritas fariseos entre otros, también sus mismos discípulos en ocasiones murmuraron del Maestro. (Juan 6:58).

“Al oírlas, muchos de sus discípulos dijeron: Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír? Sabiendo Jesús en sí mismo que sus discípulos murmuraban de esto, les dijo: ¿Esto os ofende?” (Juan 6:60)

Y no solo del Maestro sino de otros que se acercaban a demostrarle su amor a aquel que nos amó primero: “Y hubo algunos que se enojaron dentro de sí, y dijeron: ¿Para qué se ha hecho este desperdicio de perfume? Porque podía haberse vendido por más de trescientos denarios, y haberse dado a los pobres. Y murmuraban contra ella.” (Marcos 14:4-5)

Pero el Padre no quiere esto entre nosotros: “Jesús respondió y les dijo: No murmuréis entre vosotros.” (Juan 6:43).

Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron y perecieron por mano del destructor.” (1Corintios 10:10),

“Haced todo sin murmuraciones y contiendas,” (Filipenses 2:14)

“No andando como las viudas viejas de casa en casa, ociosas, chismosas, y entrometidas, hablando lo que no deben.” (1Timoteo 5:13).

Esto no debe ser así: “Con ella bendecimos a Dios Padre y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca procede bendición y maldición.” Hermanos míos, esto no debe ser así. (Santiago 3:9-10).

“Hermanos, no murmuréis los unos de los otros. El que murmura del hermano y juzga a su hermano, murmura de la ley y juzga a la ley; pero si tú juzgas a la ley, no eres hacedor de la ley, sino juez. Uno solo es el dador de la ley, que puede salvar y perder; ¿pero tú, quien eres para que juzgues a otro?” (Santiago 4:11-12).

“Hospedaos los unos a los otros sin murmuraciones.” (1Pedro 4:9).

Mis hermanos esto no puede ser así, te he mostrado el veneno del destructor y sus consecuencias, solo por dejarse llevar por sus corrientes

“He aqui que yo hice al herrero que sopla las ascuas en el fuego, y que saca la herramienta para su obra; y yo he creado al destruidor para destruir.” (Isaías 54:16).

Ya te mostré el veneno, ahora te mostrare el antídoto, si alguno murmurase contra ti, tu congregación y|o entre hermanos.

Recordemos que el Señor nos dio:

(1) “Frente Como diamante, más fuerte que pedernal he hecho tu frente;” (Ezequiel 3:9exct).

(2) “Dominio propio.” (2 Timoteo 1:7exct).

(3) El perdón: “para perdonar no siete, sino aun hasta setenta veces siete.” (Mateo 18:21-22exct).

(4) Dirección: “de que no es con ejército, ni con tus fuerzas, sino con su Espíritu.” (Zacarías 4:7 exct).

(5) Indicación: “de que no te dejes vencer del mal, sino vence el mal con el bien.” (Romanos 12:21exct).

Eso es parte del antídoto contra este veneno destructor, pero hay algunos hermanos que lamentándolo mucho luego de usar todos los recursos que el Señor nos da, hay que eliminarlos: “Sin leña se apaga el fuego, Y donde no hay chismoso, cesa la contienda. (Proverbios 26:20).

“No os juntéis con ninguno que, llamándose hermano, fuere fornicario, o avaro, o idolatra, o maldiciente, o borracho, o ladrón; con el tal ni aun comáis. Porque a los que están fuera, Dios juzgara. Quitad, pues, a ese perverso de entre vosotros.” (1Corintios 5:11, 13).

Echa fuera al escarnecedor, y saldrá la contienda, Y cesará el pleito y la afrenta.”  (Proverbios 22:10).

“Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.” (Romanos 16:17-18).

“Jehová, ¿quién habitará en tu tabernáculo? ¿Quién morará en tu monte santo? El que anda en integridad y hace justicia,Y habla verdad en su corazón. El que no calumnia con su lengua, Ni hace mal a su prójimo, Ni admite reproche alguno contra su vecino.” (Salmo 15:1-3).

Mi hermano, mi hermana, hay que pedir mucho que nosotros, nuestros hermanos y congregaciones no caigamos en el tren de la “Murmuración”, que va a toda velocidad sólo causando divisiones, dolores, traumas, tristezas, separaciones, caídas, maldiciones, muertes, destrucciones y por añadidura “La Ira de Dios.” Él es Santo, seamos Santos como el, porque tenemos que ser calientes o fríos, lo tibio lo vomita, no podemos estar en las filas de Dios y aun haciendo las cosas del maligno, porque seriamos de las tinieblas, el que tenga oídos que oiga.

Bendigo Tu Vida en este día y todos los días de tu vida y que ¡nunca! te apartes de La Sombra Del Altísimo.

¡En El Nombre De Jesús Siempre! ¡Amén!

 

™©®

One thought on “Murmuración

  1. Lo felicito Pastor. Hermoso mensaje; oremos para que estas palabras sean de bendicion para quienes les encanta hablar un poquito de mas y creer que “no pasa nada”. Este terrible problema es tan fuerte y tan comun que hasta puede pasar desapercibido y dejarlo pasar sin tomar accion alguna.
    Dios lo bendiga, asi como a su ministerio.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s