¿Quiénes Sí Son De Cristo Jesús?

Escalera

   “Si alguno conspirare contra ti, lo hará sin mí; el que contra ti conspirare, delante de ti caerá. Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.” (Isaías 54:15, 17).

 

El Señor en su amor infinito y eterno nos creó igual a su imagen, conforme a su semejanza. (Génesis 1:26).

Nos doto de su “Sustancia”, para combatir las fuerzas del mal, porque ya el devorador estaba aquí en la tierra, este constituyó a un “Mayordomo”:  “Adán”, siendo el mismo engañado y fallando, El Señor pierde las llaves de la tierra por un tiempo, pero ya el sabía y tenía un plan “b”, que no podría fallar (El Cristo) pero El mismo Padre necesitaba de nosotros para seguir manifestando y que no quedara duda de su poderío, pero había y seguirá habiendo un libre albedrío, Dios no obliga a nadie, porque iría en contra de su misma voluntad y El Señor es un caballero, pero habremos algunos que Él nos constituyó como Reyes y Sacerdotes ¿A cuál perteneces tú?

Por eso Él nos pide primero que a él tocar le invitemos a pasar y el cenará con nosotros, Él toca nuestros corazones. (Apocalipsis 3:20).

Luego pide que le confesemos delante de los hombres como Único y verdadero salvador ya que con nuestros pecados le estuvimos negando y|o ignorando su llamado, Él hasta ese momento no nos reconocerá y|o nos negará ante El Padre si les negásemos. (Mateo 10:32-33).

Le confesamos como Único y verdadero Salvador inmediatamente entramos en Su Voluntad a un Pacto, El Pacto De La Familia de Dios tanto como en el Cielo, como en la tierra (Mateo 6:10)

»Y SÓLO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DEL PADRE, ENTRARÁ EN EL REINO DE LOS CIELOS«. (Mateo 7:21).

Él mismo nos dejó de su forma y testimonio, para que sus obras y aún mayores de la que Él hizo hagamos en su nombre. Predicando su reino, limpiando leprosos, resucitando muertos, echando fuera demonios, dando de gracia lo que por gracia recibimos. (Mateo 4:24, Juan 14:13, Mateo 10:7-8).

Recordando siempre que nuestras armas son espirituales, porque aunque andemos en la carne, no accionamos según la carne, estas armas no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando todo lo que se levante contra Dios y llevando todo pensamiento cautivo a los pies de Cristo y estando siempre listos para castigar toda desobediencia, cuando vuestra obediencia sea perfecta. (2Corintios 10:3-6).

El Señor a través de la palabra nos dice que somos dioses. (Salmos 82:6, Juan 10:34).

Así como le dijo a Moisés antes de enfrentar al Faraón, cuando este solo veía sus incapacidades y sus limitaciones y no lo que Dios decía que él era y lo que había puesto en el: “Y él hablará por ti al pueblo; él te será a ti en lugar de boca, y tú serás para él en lugar de Dios. Jehová dijo a Moisés: Mira, yo te he constituido dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta. Tú dirás todas las cosas que yo te mande, y Aarón tu hermano hablará a Faraón, para que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.” (Éxodo 4:16, 7:1-2).

Por eso tenemos potestad de destruir, de hollar (pisar) serpientes y escorpiones y sobre toda lengua, no alguna, toda fuerza del enemigo, y nada nos dañara.” (Lucas 10:19)

“Porque ninguna arma forjada contra nosotros prosperara y condenaras toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mi vendrá, dijo Jehová.” (Isaías 54:15, 17)

Por eso no podemos, ni tenemos un Espíritu de cobardía: “porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio.” (2Timoteo 1:7)

Por eso el que creyere y fuere bautizado será salvo, eso somos nosotros, el que no creyere, será condenado y lo que creemos echaremos fuera demonios, hablaremos nuevas lenguas, en el nombre de Jesús, tomaremos en las manos serpientes y si bebiéremos cosa mortífera no nos hará daño, sanaremos enfermos con solo ponerle nuestras manos. (Marcos 16:15-18)

Estando Pablo en la isla de Malta ya a salvo después de un naufragio, y antes del mismo El Señor le cuidó la vida, pues querían matar a los presos, por el naufragio que se acercaba, así ninguno escaparía, pero El Señor es un experto llegando en medio de las tormentas, le cuidó la vida, pero ya a salvo en tierra firme, una víbora le mordió y todos los nativos del lugar esperaban algún tipo de reacción en este o simplemente su muerte y al pasar mucho tiempo y ver que a este no le pasaba nada, dijeron es un dios. (Mateo 14:27, Hechos 28:3-6).

“Nada nos dañara y lo creo, porque Dios no tiene sombra de variedad.” (Santiago 1:17).

“Ni miente, ni cambia de idea.” (Números 23:19).

“Él es el mismo hoy, mañana y por los siglos.” (Hebreos 13:8)

»ÉL FUE EL MISMO QUE PELEÓ POR DAVID, CONTRA AQUEL GIGANTE, DEFINITIVAMENTE NADA NOS DAÑARÁ«. (1Samuel 17:45-51)

Porque los que amamos a Dios, todas las cosas nos ayudan a bien, esto es a los que conforme a su propósito fuimos llamados. Porque a los que antes conoció también los predestinó para que fuésemos hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y nos predestinó, por eso nos llamó y cuando nos llamó nos justificó y como nos justificó, también nos glorificó.” (Romanos 8:28-31).

Porque el Espíritu es derramado entre nosotros, por eso profetizamos, por eso tenemos sueños, por eso vemos visiones, por eso somos salvos, en los postreros días, estos son los postreros días. (Hechos 2:17-21)

Solo suframos nuestras penalidades como buenos soldados sin enredarnos en los negocios de esta vida, porque tenemos que agradar a quien nos hizo su soldado.” (2Timoteo 2:3-4).

Aunque no hay condenación para los que estamos en Cristo Jesús los que no andamos según la carne, sino conforme al Espíritu.

“Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.” (Romanos 8:1-2).

Mi hermano, mi hermana, a tu Espíritu El Dios Todo Poderoso le ha hablado, no dudes más de lo que Dios ha dicho que eres, esfuérzate se valiente que la luz de Jehová tu Dios ha llegado a ti y el espíritu de Jehová te ha ungido para llevar buenas nuevas, para edificar, para destruir.

Te Bendigo en este y todos los días de tu vida y que ¡nunca! te apartes de la Sombra del Altísimo Que Es Jehová De Los Ejércitos.

¡En El Nombre De Jesús Siempre! ¡Amén!

 

™©®

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s