Humillación+Oración=Salvación

   “si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieran de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonare sus pecados, y sanare su tierra. Ahora estarán abiertos mis ojos y atentos mis oídos a la oración en este lugar; Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre. Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, orad sin cesar.” (2Crónicas 7:14-15, Lucas 21:36, Filipenses 2:12, 1Tesalonicenses 5:17).

 

El pueblo de Dios se ha metido en un conformismo espiritual, se está deslizando y ya no oran, no ayunan, no hacen la voluntad del Padre, no buscan “Su Rostro”, en estos tiempos tan difíciles como son estos que vivimos hoy en día, donde debemos fomentarnos cada día más en “La Roca Firme” que es Cristo Jesús, donde su llegada inminente está a la puerta, no necesito fechas, ni horas, ni profetas que me quieran engañar, pero aun hasta estos son parte de las señales que El Padre nos dejó próximo a su llegada:                                                                                            

“Porque se levantaran falsos Cristos, y falsos profetas, y harán grandes señales y prodigios, de tal manera que engañarán, si fuere posible, aun a los escogidos.” (Mateo 24:24).

Pero “El Maestro” hablaba por parábolas y Él dejó ciertas señales y las señales ya están aquí y por ende “El Libro” fue ya abierto a los entendidos. (Daniel 12:4, 12:10).

Iglesia despierta y deja de andar en tus borracheras y glotonerías, porque seremos sorprendidos una noche cualquiera y ya no habrá más oportunidad.

»IGLESIA ES TIEMPO DE DEJAR AL MUN DO Y SUS COSAS« (Santiago 4:4).

Porque “El Reino de Dios” se acerca a nosotros, es tiempo de salir de ese letargo espiritual en el cual la Iglesia ha caído y se desliza cada día más y es tiempo de humillarnos ante su “Presencia”, “De Orad Sin Cesar”, “De Con Temor y Temblor” guardar dicha y Bendita Salvación y de velar, para ser dignos de escapar de las cosas que se aproximan para con aquel día. El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento. El Padre en su eterna Misericordia espera en muchos que aún no se han dejado atrapar y espera por otros que anduvieron en sus caminos y se han alejado, porque Dios es amor primeramente y por encima de todas las cosas, pero amados el tiempo se agota:

“Mas, oh amados, no ignoréis esto: que para con el Señor un día es como mil años, y mil años como un día. (2Pedro 3:9, 8).

Mi hermano, mi hermana es tiempo de volver a las sendas antiguas, de volver al primer amor, de volver a caminar en las sandalias del Maestro.

Te Bendigo en este día y todos los días de tu vida y que siempre te cobijes bajo la sombra del Altísimo.

¡En El Nombre De Jesús Siempreǃ Y ¡Amén!

 

™©®

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s