Venganza

   “Porque el día de la venganza está en mi corazón, y el año de mis redimidos ha llegado. Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” (Isaías 63:4, 64:4, Romanos 12:19).

 

El Padre repite esto en miles de ocasiones a través de La Palabra misma, que la venganza suya es, tanto como “En El Viejo Pacto”, como “En El Nuevo Pacto”, con Cristo Jesús y después de Él lo rectifica una vez más con El Apóstol Pablo. (Romanos 12:19-21).

Y me iría a Salmo 1: “Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, Ni estuvo en camino de pecadores, Ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, Y en su ley medita de día y de noche.” (Salmo 1:1-2)

Donde allí exalta lo que es el buen caminar de aquel que oye, pone en acción y sabe esperar en “La Voluntad Del Dios Vivo” allí vemos como el hombre no debe tener en su corazón venganza, porque del Padre es la misma y nosotros como portadores de “Bendiciones, Buenas Nuevas” y representantes del Reino de Dios tenemos que dejar que El Padre como nuestro defensor se encargue de aquellos.

Entonces respondió y me habló diciendo: Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con la fuerza, ni con el poder, sino sólo con mi Espíritu, dice Jehová de los ejércitos. (Zacarías 4:6).

De aquellos que nos hacen o sólo hacen el mal: “Sobre los malos hará llover calamidades; Fuego, azufre, y viento abrasador será la porción del cáliz de ellos. (Salmo 11:6).

Y esperando En El Señor siempre, no tomando decisiones por impulsos, sino venciendo el mal con el bien: “No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.” (Romanos 12:21).

»Y EN ESTE AÑO EL MISMO DIOS NOS REDIME, EN ESTE AÑO«

¡En El Nombre De Jesús!

Mi hermano, mi hermana El Dios Vivo ha hablado a través de este mensaje, suya es la venganza y todas las cosas que a espera de ellas estamos, llegamos a Cristo para ser cambiados, renovados, no para ser los mismos, aprendamos a depender y a esperar En El Señor, encarguémonos de sus cosas y Él se encargará de las nuestras. (Mateo 11:29-30).

Te Bendigo con toda Bendición del tercer cielo, en éste día y todos los días de tu vida.

Y que siempre Te Cobijes Bajo La Sombra Del Altísimo.

¡En El Nombre De Jesús Siempreǃ Y ¡Amén!

 

™©®

One thought on “Venganza

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s